El exsocio de Urdangarin reclama para su mujer el mismo trato que a la infanta en el caso Nóos

Sostiene que Cristina de Borbón elaboró actas, firmó cuentas y se benefició de dinero del entramado

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Ofensiva en toda regla contra la infanta en el caso Nóos, pero ahora no es la acusación popular del beligerante sindicato Manos Limpias. Se trata de andanadas de fuego amigo. El otrora socio de Iñaki Urdangarin en el instituto bajo sospecha y amigo íntimo del duque hasta el 2008, Diego Torres, exige al juez José Castro el mismo trato para su mujer, la imputada Ana María Tejeiro, que el que el magistrado y la Fiscalía dispensan en este sumario a la hija del Rey.

El abogado de Torres, Manuel González Peeters, presentó el pasado lunes un duro escrito ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma en el que, sin llegar a afirmarlo, insinúa que el juez está dando un trato de favor a Cristina de Borbón por su condición y que, sobre todo, está provocando un agravio comparativo con la «otra esposa» de este sumario, Ana María Tejeiro, a la que Castro se niega a retirar la imputación a pesar de que, según el letrado, hay muchos menos indicios contra ella que contra la duquesa, a la que, por dos veces, Anticorrupción y el juez se han negado a acusar formalmente para no «estigmatizarla».

El inflamado alegato de González Peeters, al que ha tenido acceso este periódico, es un recurso de reforma contra la negativa del instructor, comunicada el pasado 30 de marzo, a sacar de esta causa a Tejeiro, responsable del área jurídica y fiscal del Instituto Nóos. El juez alegó que había que esperar a que avanzara la instrucción de esta pieza separada del caso Palma Arena y, sobre todo, destacó que difícilmente podía exculparla cuando ella, como su marido, se negó a declarar y, por tanto, a «dar su versión de los hechos» cuando fue citada el 11 de febrero.

Unos días después, el 5 de marzo, el juez, con el apoyo de la Fiscalía, rechazó la petición de Manos Limpias de imputar a la infanta y ese hecho parece haber indignado a la familia Torres. El escrito, que no sin cierto retintín se refiere siempre a Cristina de Borbón como «la esposa de Iñaki Urdangarin», recuerda que tanto Anticorrupción como el juez se negaron a acusar a la infanta porque ella no formaba parte del «comité de dirección» del Instituto Nóos, porque no «consta» que la «junta rectora» a la que sí pertenecía la duquesa se reuniese para «aprobar y discutir las líneas de actuación» de la organización sin ánimo de lucro, y porque «la presencia de la esposa de Urdangarin en la sede del Instituto Nóos fue limitada a una ocasión y por motivos personales».

Exactamente en la misma situación estaba Ana María Tejeiro, según el abogado de los Torres, que reclama la exclusión de su cliente de este sumario por «miméticos argumentos» por los que no está imputada la hija de don Juan Carlos. La esposa de Diego Torres -indica el letrado- tampoco perteneció nunca a la directiva de Nóos y, sin embargo, sí está acusada.

Es más, según recuerda el recurso, Cristina de Borbón fue exculpada a pesar de ser propietaria al 50% de Aizoon, la inmobiliaria que se usó para vaciar las cuentas de Nóos, porque «su condición de socia no le hace tributaria de imputación en la toma de decisiones atinentes a la misma». Idéntica situación en la que se encuentra Tejeiro, pues es socia de su marido en otras firmas que igualmente se usaron para sacar dinero público de la institución sin ánimo de lucro.

«Facción» Zarzuela

El escrito apunta veladamente a un trato de favor hacia Cristina de Borbón, pero también hacia el asesor personal de las infantas, Carlos García Revenga, a quien tampoco se ha imputado a pesar -insiste el escrito- de que era «nada más y nada menos que tesorero» en el Instituto Nóos.

El defensor de Diego Torres denuncia esa supuesta impunidad del «sector relacionado con el imputado Urdangarin» y que, según él, era quien realmente controlaba Nóos, pues de los cinco miembros del consejo, tres (los dos duques y García Revenga) pertenecían a ese «sector». Torres y su familia «estaban de todo punto sometidos a las consideraciones de la otra facción», la de Zarzuela, llega a afirmar el letrado.

«Ni por asomo Ana María Tejeiro formaba parte de Nóos», por lo que «si la esposa de Urdangarin, siendo como era vocal», amén de miembro de la «posición mayoritaria» del instituto no está imputada, la mujer de Torres, «faltaría más», tendría que quedar fuera de este asunto, señala el recurso, que concluye con un exhaustivo listado de la «batería de elementos» contra la hija del jefe del Estado: socia de Aizoon, elaboración de actas del instituto, firma de las cuentas en el registro mercantil de las sociedades investigadas, cargo de gastos a nombre de Aizoon, o aparición como responsable en los folletos de instituto.

Saber más...