Miguel Blesa suelta lastre judicial

Archivan la causa de la compra del Banco de Florida, por la que el juez Elpidio Silva lo envió dos veces a prisión; pero aún tiene tres procedimientos abiertos

$tituloImg.$pieImg

Madrid 22/10/2015 05:00 h

La compra del City National Bank de Florida (CNBF) por parte de Caja Madrid en el 2008 ha dejado de ser un dolor de cabeza judicial para Miguel Blesa. La titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid, Esperanza Collazos, acaba de decretar el sobreseimiento y archivo de las diligencias por las que el expresidente de Caja Madrid acabó yendo fugazmente a prisión en dos ocasiones (en mayo y junio del 2013), ya que el juez que precedió a Collazos, Elpidio José Silva -actualmente inhabilitado por prevaricación-, consideraba a Blesa responsable de una adquisición cuando menos turbia.

La sospecha era que los 1.134 millones de dólares (casi mil millones de euros al cambio actual) que pagó por el banco de Miami triplicaban su valor de mercado, a lo que se sumaba también que presuntamente hubieran fraccionado en dos el pago de la adquisición para eludir el control de la Comunidad de Madrid, que habría impedido la compra.

No causó perjuicio económico

Ahora, poco más de dos años después, la magistrada que sustituyó a Silva al frente del juzgado número 9 ha dado carpetazo al caso, sosteniendo, «categóricamente, que no hay perjuicio económico en la operación denunciada, ni para los socios, ni depositarios, ni cuentapartícipes o titulares de bienes, valores o capital que administren de Caja Madrid».

Pese a este sobreseimiento, Blesa aún tiene pendientes otros tres procedimientos judiciales: por los sueldos millonarios de Caja Madrid, por el uso de tarjetas black y por las preferentes.

El proceso arranca de una denuncia de Manos Limpias contra Blesa y sus hombres de confianza en la cúpula en la entidad madrileña -ahora solo quedaban imputados Ildefonso Sánchez Barcoj y Rafael Sánchez Lozano, además del expresidente- por la presunta comisión de delitos societarios y administración desleal, entre otros. Manos Limpias sostenía que Caja Madrid pagó por el CNBF «el triple de su valor de mercado», nada menos que un sobreprecio de 500 millones, además de realizar la operación en un momento «que no era el más adecuado».

En el auto, fechado el día 19, la jueza concluye que «después de las muchas diligencias que han sido practicadas», estas deben ser archivadas dado que «las actuaciones acreditan que los hechos objeto de la causa no son constitutivos» de los delitos societario y de administración desleal objeto de la denuncia.

Para argumentarlo, hace referencia a un informe aportado por Bankia en el que se sostiene que el resultado de la compra del Banco de Florida fue «prácticamente neutro» para la entidad madrileña (2,5 millones de pérdidas) y se apoya también en otro informe del FROB para defender que «la operación no fue arriesgada» e incluso tuvo resultados positivos.

Considera, además, que los administradores de Caja Madrid actuaron «siempre dentro de sus funciones» y que el consejo de administración aprobó por unanimidad la compra.

Recurso a la vista

El archivo no es firme, ya que las partes tienen tres días de plazo, a contar desde su notificación ayer, para presentar recurso de reforma -ante el mismo Juzgado- o de apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid. El colectivo denunciante ya ha anunciado que recurrirá.

Votación
5 votos
Comentarios