«Os que entraron na casa fixérono para facer dano»

Se llevaron un motor de riego, rompieron cristales y dejaron inservible una lancha neumática

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.
Manuel Pérez señala la piedra que insertaron en la lancha que tiene en su propiedad. b. c.

Manuel Pérez Lucio hacía ayer recuento de los daños sufridos en su propiedad situada en el número 46 de Cardalda (Vilanova). «En dez días entráronme dúas veces», se lamentaba y, en su opinión, los asaltantes actuaron con el único fin de «facer dano». Y es que robar mucho no robaron. La primera vez sí se llevaron un motor de riego valorado en unos 300 euros pero la segunda vez, el miércoles, parece que se contentaron solo con causar desperfectos: rompieron los cristales de la puerta de entrada, una máquina sulfatadora así como la lancha neumática que tiene en dique seco en el exterior de la casa, en cuyo casco apareció insertada una piedra.

La flamante vivienda con fachada de piedra que visitaron los cacos está deshabitada pero en su interior hay, por ejemplo, dos equipos de música por los que no mostraron ningún interés. Manuel Pérez dice que no tiene ni idea de quién o quiénes pueden estar detrás de estos hechos. Una vecina le comentó que el miércoles por la noche ladraron mucho los perros, pero no sospechó que pudiera deberse a la presencia de extraños en la zona. Él, por su parte, que vive a menos de cincuenta metros de la casa, tampoco escuchó ni vio nada que lo pusiera en alerta esa noche.

Fue por la mañana cuando se encontró con el desaguisado. Manuel cree que intentaron llevarse la máquina sulfatadora porque apareció tirada al lado del muro y la piedra del cierre presentaba unos rascazos que antes del miércoles no tenía. «Deberon tentar sacala por aquí e non puideron», explicaba ayer. Sobre una piedra, en el interior, todavía conserva un vaso de cristal que los ladrones dejaron en su primera incursión. Los hechos han sido denunciados ante la Policía Local de Vilanova.

Los cacos visitan dos veces en diez días la misma vivienda de Cardalda (Vilanova)