Uruguay quiere reabrir las puertas a la «cultura de trabajo» de los gallegos

El presidente, Tabaré Vázquez, visita Galicia y presenta a los empresarios un ambicioso plan de inversiones


Santiago / La Voz 30/11/2016 08:06

«Uruguay quiere crecer para vivir mejor y para ello tenemos que mejorar las infraestructuras, por eso venimos a buscar la experiencia y el apoyo que ustedes tienen». Tabaré Vázquez, el presidente del país sudamericano, es transparente a la hora de explicar los motivos de una gira que arrancó en Madrid, que seguirá por otros países europeos y que en Galicia tiene un hecho diferenciador por los estrechos lazos generacionales.

Unos 40.000 gallegos en Uruguay y 2.000 uruguayos en Galicia, como recordó el presidente Feijoo, dan fe de una relación que puede intensificarse si los empresarios encuentran atractivo el plan de inversiones en infraestructuras que les va a presentar hoy el mandatario uruguayo. El objetivo de Vázquez es «volver a abrir las puertas a los gallegos que antes nos enseñaron la cultura del trabajo» y valores como la educación y la responsabilidad en momentos de escasez.

El presidente, que tiene raíces gallegas y que vive su segunda etapa al frente del país, trae en cartera un plan de 11.600 millones de euros, de los que una tercera parte se destinarán al sector energético, unos dos mil para proyectos viarios, otros tantos para infraestructuras sociales y el resto en comunicaciones, saneamiento, puertos e inversión ferroviaria. Este último fue el motivo que llevó al dirigente a escoger un tren Alvia para desplazarse desde Madrid a Santiago, con el objetivo de experimentar los avances en este transporte.

Feijoo presume de empresas

En Galicia, le explicó Núñez Feijoo, Uruguay se va a encontrar empresas «serias, solventes, responsables y estables» de las que invierten para crecer y que «no se pueden permitir no hacerlo bien», a diferencia de las multinacionales. El presidente gallego le puso como ejemplo las 288 firmas que mantuvieron relaciones empresariales con Uruguay en el presente ejercicio, que probablemente suponga un récord en la balanza comercial gallega.

Tabaré Vázquez, que viaja acompañado por los ministros de Economía y el de Obras Públicas, estuvo en la capital española con el rey, el presidente del Gobierno y el sector bancario y empresarial, y hará un paréntesis en lo económico para verse esta semana con el papa Francisco.

«Estoy en casa», dice el mandatario, cuyos abuelos paternos eran de Ourense y Santiago

Tabaré Vázquez está en Galicia con las mismas intenciones prosaicas que lo mueven en esta gira europea, pedir dinero. Sin embargo, al llegar al pazo de Raxoi antepuso las emociones colectivas al hablar de la relación de los gallegos con Uruguay, y también las individuales, al recordar que sus abuelos paternos fueron de los que se bajaron de un barco en Montevideo a finales del siglo XIX para buscar una nueva vida en América. Él era de Ourense y ella de Santiago, de ahí que no tuviese complejos en proclamar que se sentía «en casa».

Vázquez, que acabó pidiendo disculpas por su digresión personal, relató ante el presidente Feijoo anécdotas de sus antepasados gallegos, que como tantos otros llegaron a Uruguay y se instalaron en un barrio proletario «muy humilde y pobre», donde tuvieron hijos y nietos «integrados» en la sociedad uruguaya y desde donde «aportaron valores» como el esfuerzo del trabajo y «la honradez».

El presidente uruguayo mantuvo un breve contacto en la calle con compatriotas que se acercaron a saludarlo a una ofrenda floral celebrada en un barrio santiagués en el que hay un busto del general Artigas. Hoy, además del encuentro empresarial, visitará la sede del club SD Compostela.

Votación
3 votos
Etiquetas
Uruguay Alberto Núñez Feijoo
Comentarios