La autoestima: «Va calando el mensaje de que si no eres feliz, es porque eres tonto, y eso es un disparate que genera mucha frustración»

Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez LA VOZ DE LA SALUD

SALUD MENTAL

La Voz de la Salud

Te explicamos qué es la autoestima, cómo podemos detectar si la tenemos alta o baja y cómo se puede mejorar

09 may 2022 . Actualizado a las 12:52 h.

La autoestima podría definirse como el conjunto de creencias, percepciones, evaluaciones y pensamientos que tenemos acerca de nosotros mismos. El primero en intentar definirla fue William James, filósofo y psicólogo estadounidense del siglo XIX. «Viene de lejos, fue uno de los primeros autores en plantear una definición allá por 1890. En ella destacó el componente afectivo, considerándola como un fenómeno que se vive como una emoción o sentimiento hacia uno mismo», plantea Miguel Ángel López, psicólogo especialista en psicología clínica y miembro de la Sociedad Española para el avance de la Psicología Clínica y de la Salud (SEPCyS).

«Más recientemente, autores como Rosenberg la definen como un actitud positiva o negativa hacia un objeto particular: el sí mismo. Este autor añadió la dimensión cognitiva a la afectiva, incorporando el factor evaluador. En este sentido, consideró que la autoestima implicaba establecer comparaciones entre uno mismo con determinados valores. También aportó un instrumento para medirla que ha sido uno de los más utilizados hasta la actualidad, dicho esto con las reservas que requiere cualquier medición de un constructo», añade López. Así, Rosenberg elaboró una escala de diez preguntas con las que pretende medir, además de la autoestima, la autoeficacia y la autoidentidad. 

«La autoestima engloba pequeñas cosas y tiene que ver con la percepción evaluativa de nosotros. Con el siento, pienso y hago. Es decir, la coherencia con la que nos movemos por el mundo», indica Elena Daprá, psicóloga sanitaria experta en bienestar psicológico en la empresa y vocal de sección del Colegio Oficial de Psicología de Madrid. «Dentro de ella tenemos diferentes puntos: el autoconocimiento, la autovaloración, autoaceptación, autorespeto, autosuperación, autoeficacia y autodignidad», añade. 

¿Cómo se forma? Poco a poco. Se trata de un proceso que empieza en la infancia «y con el desarrollo, irá variando en función de la biografía y biología de la persona», considera López. Más concretamente, apunta a procesos de validación e invalidación en el contexto familiar y social en el que se desarrolle la persona. «Se conforma a medida que vamos creciendo y nos vamos relacionando con los demás porque somos seres sociales. A medida que vamos desarrollando nuestra propia opinión acerca de nosotros y de los demás. Es decir, hay un 'yo' y hay un 'otros'. Pero aunque irá variando con las diferentes etapas de la vida, es un concepto más o menos estable», asegura Daprá. 

El test de Rosenberg consta de diez afirmaciones que hay que valorar desde el 1 al 4 . De los ítems 1 al 5 se puntúan de 4 a 1 siendo 4 muy de acuerdo y 1 muy en desacuerdo .De los ítems del 6 al 10, las respuestas se puntúan de 1 a 4, a la inversa, 1 es muy de acuerdo y 4 muy en desacuerdo.