Los mutantes toman la ciudad

Una artista viguesa recrea en imágenes las ruinas del Vigo urbano

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La asociación cultural Bou Eva (Tercio de afora, 11), expone hasta el 15 de febrero la muestra Planifícate, e ti para que utilizarías a Panificadora?, que recoge los resultados de distintas convocatorias de ideas realizadas por los colectivos Entremos na Panificadora, Salvemos a Panificadora y Tank. La muestra se compone de piezas de Jorge P. Conde y Emilia Guimeráns; un documental de Míriam Rodríguez y las ilustraciones Mutaciones de Vigo, de Elienígena, seudónimo de Elisa González García. Según cuenta la artista viguesa, su propuwesta surge a partir de un proyecto planteado en 2º de carrera. «El tema eran las ruinas y desde el primer momento pensé en Vigo. He vivido desde mi infancia en el Casco Vello y eso implica crecer rodeada de edificios abandonados, en ruinas; es el paisaje que me ha acompañado e influido a lo largo de los años. Me interesaba dotar de vida, por lo menos de forma imaginaria, lugares que nos rodean pero que no son transitados, se vuelven inútiles. Se convierten en espacios olvidados para la civilización, pero de alguna forma influyen sobre nosotros», explica.

La autora se planteó desarrollar su idea, que al final quedó plasmada en diez ilustraciones, en torno a los edificios en ruinas más representativos de esta zona de la ciudad, empezando por la Panificadora, «que considero monumento representativo de Vigo», opina, continuando con el Casco Vello y terminando con la zona del puente de Rande. «Elegí denominar estas ruinas como ecosistemas propios con personajes, mutaciones derivadas de las diferentes condiciones que se dan en la ciudad y que influyen en estos edificios».

Los edificios del Casco Vello fueron elegidos en función a las ruinas que mejor identificaba. Por ejemplo, el Arco de Quirós, «porque hace años existía una tienda de ultramarinos a la que siempre iba a comprar. Pero el trabajo no solo se limita al perímetro urbano. «Me interesaba introducir el mar en algunas de las obras. Cuando volvía a Madrid en tren, saqué algunas fotos en los alrededores del puente de Rande y las industrias en ruinas que hay allí». Los mutantes también se adueñaron de ellas a través de esta creativa propuesta.