Nace una nueva empresa que habla con las manos

Miriam Méndez es la creadora de Xestos, que ofrece intérpretes para sordos

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La sordera es una discapacidad que, por silenciosa, para desapercibida para buena parte de la sociedad. La vida, sin su banda sonora, requiere de otro tipo de mecanismos que faciliten la convivencia de quienes padecen este problema. Habitualmente uno no se da cuenta de otras realidades hasta que las tiene cerca. Así le ocurrió a Míriam Méndez, una joven nacida en Mos y residente en O Porriño, que a principios de este año se decidió a crear una empresa de intérpretes de lenguaje de signos para sordos. «Mi tía es sorda y además conozco a varias personas con la misma minusvalía». Después de darle vueltas al asunto y en vista del panorama laboral, la joven emprendedora que se formó como administrativa, decidió cambiar de rumbo y tomar las riendas montando su primera empresa. Xestos, que así se llama, echó a andar a principios de este año con la intención de dar servicio, desde su sede en O Porriño, a las personas sordas de toda la comunidad gallega, con ella como gerente y tres cualificados y experimentados intérpretes de la lengua de signos contratados. Miriam no lo domina, pero está en ello, aprendiendo. «Lo primero que hemos hecho ha sido ir estableciendo contactos con diferentes instituciones y organismos públicos o privados, para darnos para que nos tengan en cuenta por si en algún momento determinado necesitan algún intérprete, además de ofrecer este servicio a las personas sordas que necesiten ayuda para gestiones normales y cotidianas, desde ir al médico o al abogado a múltiples tareas más, colaborando con la Asociación de Sordos de Vigo, que no dan abasto». Por otra parte, y en colaboración con otras empresas, también organizan excursiones, visitas guiadas, proyecciones de cine y otros eventos deportivos y de ocio, para que las personas sordas disfruten como los demás.

En Galicia hay 7 asociaciones para personas sordas y cerca de nueve mil afectados por la deficiencia auditiva. Méndez calcula que la asociación viguesa atiende alrededor de 800 demandantes y está prácticamente segura de que su empresa es la primera en Galicia con estas características, aunque aún les queda mucho para hacerse oír.

Míriam Méndez ha puesto en marcha su primera empresa que arranca con tres intérpretes. ÓSCAR VÁZQUEZ