Países en guerra contra los antivacunas

Italia impone la inmunización e inhabilita a doctores contrarios y Portugal también prepara una ley para garantizarla

$tituloImg.$pieImg

redacción / la voz 29/05/2017 07:40 h

Los antivacunas y los brotes de sarampión y varicela se disparan en paralelo en diferentes países europeos. La justicia italiana está revisando también el caso de un niño que murió hace unos días de una otitis porque sus padres no recurrieron a los antibióticos para curarle, optando por la homeopatía. Los gobiernos de Italia y Portugal plantan cara a los que se niegan a inmunizar a sus hijos con nuevas leyes. El Comité de Bioética de España recomienda que, ante la alta tasa de vacunación del país, se siga impulsando la educación, aunque no descarta la imposición en casos concretos si el porcentaje comienza a caer. Este es el mapa de la guerra contra los antivacunas: 

Italia

Necesario para matricularse. El aumento de casos de hepatitis y de sarampión, que solo en el último año alcanzó la cifra de 1.387 enfermos, el 22 % del total europeo, ha obligado a las autoridades italianas a emitir un decreto que obliga a vacunar a los niños para poder matricularse en el colegio. La drástica medida establece un calendario de 12 vacunas obligatorias, ya que en gran parte de ellas la cobertura no llega al 95 % de la población que recomienda la OMS. La medida ha sido acogida positivamente por los médicos, que están inhabilitando a los colegas que se opongan a la vacunación. 

Portugal

Preparan una ley para imponer la inmunización. En Portugal, el Gobierno de alianza de izquierda ultima la ley que hará obligatoria la vacunación en el país, tras la polémica suscitada por la muerte por sarampión de una joven de 17 que no estaba inmunizada. En lo que va de año se han producido 30 casos de internamiento hospitalario por sarampión en la zona de Lisboa, Oporto y Faro. Esta enfermedad se dio por erradicada en el país en los años noventa. Las vacunas incluidas en el plan nacional son gratuitas, no obligatorias. Hasta ahora, los progenitores que no querían poner una vacuna incluida en el programa estatal tenían que firmar un documento de responsabilidad por las posibles consecuencias que esta decisión puede tener en sus hijos y en la población. Tras el fallecimiento de la joven por sarampión, el Ejecutivo luso solicitó a los centros educativos del país la lista de escolares que no tienen el boletín de vacunas al día. Numerosos colegios privados exigen la inmunización. 

Alemania

Más de 150.000 niños sin vacunar al año. En este país, pionero en tratamientos homeopáticos, los detractores de las vacunas están en alza. Más de 150.000 niños menores de 24 meses se quedan sin inmunizar cada año y no dejan de surgir nuevos brotes de varicela y sarampión, que en enero infectó a 50 personas en la ciudad de Leipzig. Hace unos días, el Supremo falló a favor de un padre separado que quería administrar a su hija las vacunas obligatorias contra la voluntad de su madre. Paralelamente, el Ejecutivo germano prevé aprobar el 1 de junio un proyecto de ley que contempla sanciones de hasta 2.500 euros para los padres que rechacen recibir asesoramiento sobre los planes de vacunación infantil antes de matricular a sus hijos en las guarderías. No obstante, el ministro de Sanidad, el conservador Hermann Gröhe, rechaza implantar la vacunación obligatoria. 

Francia

El más escéptico. Mientras que la media de escépticos en Europa es del 17 %, el 41 % de los franceses estima que las vacunas no son seguras. Es la tasa más alta del mundo. Tres son obligatorias (tétanos, difteria y polio) y el Gobierno recomienda otras siete, entre ellas la rubeola y la hepatitis B. La Sanidad Pública francesa tachó de insuficiente la vacunación contra el sarampión y la meningitis C. En los últimos dos años, 10 franceses han muerto y otros 1.500 han sufrido una neuropatía grave relacionada al sarampión. En los últimos cinco, 29 han fallecido por meningitis C. 

Reino Unido

Autonomía de los padres. Los progenitores tienen un grado importante de autonomía para decidir. Pero en caso de una disputa, los tribunales británicos normalmente optan por imponer la vacunación. Así le ocurrió a la madre de un bebé de siete meses que se negaba a ponerle la vacuna contra la neumonía y meningitis, pero el juez argumentó que esta vacuna había tenido un éxito espectacular. Los grupos antivacunas no están muy extendidos en el Reino Unido. Uno de los pioneros fue Arnica, creado en el 2007 por padres defensores de la «inmunidad natural» y que ahora se extiende como una red nacional. A ellos se suman otras 70 organizaciones. 

Bélgica

Los antivacunas ganan terreno «Solo la vacuna contra la polio es obligatoria en Bélgica desde 1967. Las otras vacunas (5) son fuertemente recomendables por las autoridades sanitarias del país», aclaran los servicios de salud belgas. La mano ancha ha permitido al lobby antivacunas poner en jaque a médicos o expertos que denuncian un repunte preocupante del sarampión (1 de cada 1.000 niños belgas muere por esta dolencia) o la tosferina debido al creciente recelo de los belgas. En la región de Valonia, el 1 % de los padres rehúsan vacunar a sus hijos. El año pasado una mujer de 24 años fue condenada por no a inmunizar a su hija contra la polio. 

Información elaborada por María Signo, Begoña Íñiguez, Patricia Baelo, Alexandra F. Coego, Rita Álvarez Tudela, Cristina Porteiro y Adriana Rey.

California, epicentro estadounidense de los antivacunas

Pese a que Estados Unidos no es un país donde los movimientos antivacunas constituyan una mayoría, sus acciones fueron responsables del grave resurgimiento del sarampión en el 2012. Lo reveló un estudio de la Revista de la Asociación Americana de Medicina, donde se recordó que dicha enfermedad había sido erradicada en el 2000 hasta que años más tarde se registraron 23 brotes con más de 600 infectados.

Las posturas contrarias a la vacunación no solo se registran en comunidades con fuertes convicciones religiosas como los Amish. La moda del healthy lifestyle, aupada desde un estrato social con un alto poder adquisitivo, ha hecho que los colectivos antivacunas estén más presentes que nunca. Los colegios de Silicon Valley, en San Francisco, donde asisten hijos de directivos de Apple, Google o Yahoo, son los centros donde se registra una tasa más alta de alumnos que no están vacunados porque sus padres creen que hay una relación directa con el autismo. De esta opinión precisamente es el presidente de EE.UU., Donald Trump, cuyo coqueteo con los antivacunas quedó plasmado en sus reuniones con Andrew Wakafield, fundador y defensor de esta corriente y que ha supuesto un verdadero dolor de cabeza para estados como California. Allí ahora, existe una de las leyes más restrictivas al impedir ir al colegio a los niños no vacunados (en este estado casi 300.000 niños se educan en casa).

Votación
5 votos
Comentarios