La gran evasión del pulpo «Inky»

Un pulpo protagoniza una odisea para escaparse del Acuario Nacional de Nueva Zelanda y llegar libre al océano Pacífico

.

Colpisa 14/04/2016 18:30 h

«Andy alcanzó la libertad arrastrándose por 500 yardas de porquería que apestaba como no me puedo ni imaginar. O quizá no quiera imaginármelo. 500 yardas. La longitud de cinco campos de fútbol, casi media milla. Andy Dufresne se arrastró a través de un río de mierda y apareció limpio al otro lado. Andy Dufresne se había ido al Pacífico». No está claro que el pulpo Inky haya visto Cadena perpetua, pero su fuga del Acuario Nacional de Nueva Zelanda, en la ciudad de Napier, no puede parecerse más a la que protagonizo Tim Robbins en la película. Inky, que dicen los medios anglosajones que tenía el tamaño de un balón de rugby, aprovechó la noche y el despiste de sus cuidadores para salir de su tanque de agua por una pequeña abertura de 15 centímetros, moverse en el suelo tres o cuatro metros, deslizarse después por los 50 metros de una tubería y al final caer libre en el océano Pacífico. La huida ha supuesto una verdadera conmoción en Nueva Zelanda. Los responsables del acuario no consiguen explicarse cómo ha podido ocurrir. «Estoy absolutamente seguro de que no se lo han llevado ni lo han robado», ha explicado en The Guardian el responsable de exhibiciones del acuario, Reiss Jenkinson. Así que descartada esta hipótesis, a los trabajadores de la instalación acuática solo les queda lamentarse por la pérdida de un animal al que muchos querían como si fuera una persona. «Los pulpos son famosos artistas del escapismo, pero Inky ya estaba hecho a nuestras aguas. No creo que no fuera feliz con nosotros, o que se sintiera solo, los pulpos son animales solitarios. Simplemente, él es un chico muy curioso y quería saber qué estaba pasando ahí fuera. Es su personalidad», cuenta con tristeza indisimulada el director del Acuario Nacional, Rob Yarrell.

Y es que Inky, en palabras del director del acuario, «es un animal inusualmente inteligente, muy sociable y curioso. Era una gran atracción del acuario. Tenemos otro pulpo, Blotchy, pero es más pequeño y no tiene esa personalidad».

El dolor por la pérdida de Inky es notable en el acuario, que no se plantea reemplazar al animal por otro. Incluso Yarrell alberga la esperanza de que el pulpo pueda volver al hogar del que ha escapado si algún pescador lo encuentra y quiere devolverlo. Mientras tanto, Inky se ha hecho con méritos propios un lugar en el olimpo de los pulpos. Hasta ahora, el más conocido de su especie era el ya legendario Paul, que fue capaz de predecir la victoria de España en el Mundial del 2010. A su lado, compartiendo honores, están Ursula, la pulpo mala de La sirenita (y su hermana Morgana, la villana en la segunda parte de la película); Pearl, la compañera de escuela del protagonista en Buscando a Nemo y Strecht, uno de los juguetes que aparece en Toy Story 3.

Votación
10 votos
Comentarios