Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Pasean la pava de Cazalilla al no poder lanzarla desde el campanario

Un grupo de animalistas han protestado alejados de la plaza y no se han producido enfrentamientos

03 de febrero de 2016. Actualizado a las 20:41 h. 3

Ampliar imagen

La pava lanzada desde el campanario en el 2015.

0
0
0
0

Cientos de personas de localidades cercanas a Cazalilla han asistido un año más al lanzamiento de la pava, una tradición que se remonta a finales del siglo XIX, sólo que este año ha sido paseada por la plaza de la Iglesia, al encontrarse cerrada la puerta de acceso al campanario.

Una veintena de animalistas han protestado desde las 17:00 horas unas calles más lejos de la plaza de la iglesia, donde cada año tiene lugar esta tradición, escoltados por gran cantidad de agentes de la Guardia Civil, mientras eran recriminados por algunos vecinos. No ha habido enfrentamientos, pero sí mucha tensión. 

Tras la procesión del patrón de la localidad, de poco más de 800 habitantes, cientos de personas esperaban el lanzamiento de la pava mirando hacia el campanario de la iglesia. Sin embargo, al pasar el tiempo los presentes se han ido marchando ante los rumores de que no se podía acceder a la torre de la iglesia porque la puerta estaba cerrada.

Unos minutos antes de las 19:00 horas un revuelo en un lateral de la plaza ha provocado que todos los presentes corrieran hasta allí donde ha aparecido una pava blanca que ha sido paseada y acompañada por los vecinos al grito de «sí, sí, sí, la pava ya está aquí».

La idea era lanzarla desde algún tejado o alguna casa más tarde, después de las 20:00 horas, pero finalmente un vecino la ha sacado junto a un pavo más pequeño, para de esta forma continuar la tradición, aunque sin lanzamiento.

La Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales (Anpba) ha pedido en años anteriores que en el acto se sustituyera la pava por cajitas en las que se incluyeran papeletas, o que se lanzara simbólicamente una pava de plástico, pero nadie de los presentes imaginaba que la fiesta finalizase de esta forma.

El lanzamiento de la pava de Cazalilla se remonta al siglo XIX cuando dos familias enfrentadas sellaron la paz con la boda de sus hijos y celebraron el enlace con el lanzamiento de una pava desde el campanario. 

Los vecinos siempre han negado que la pava sufra maltrato, por lo que desde hace unos años son partidarios de abonar el dinero de la multa de 2.001 euros que se impone tras la apertura de un expediente sancionador, por parte de la Consejería de Agricultura, para continuar con la tradición. 

Esta misma semana el juzgado número tres de Jaén acordaba no adoptar ninguna medida cautelar, solicitada por el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal, contra el lanzamiento de la pava, al considerar que el animal «no sufre daño». El auto, que afirma que «resulta más que dudoso entender que el mero acto de lanzamiento de una pava sea delito de maltrato animal», remite a la vía administrativa, ya que dice que «no se puede convertir al Juzgado de Instrucción en un juzgado administrativo para adoptar resoluciones de naturaleza administrativa y no penal».

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 0