Imagen:El eclipse parcial de Sol está previsto para el 20 de marzo.

El año de luz... y de la oscuridad

Galicia será uno de los mejores lugares para ver en marzo un eclipse parcial de Sol y, después de ocho años, podrá contemplarse otro de Luna


A Coruña / Tosar

Estamos en los días de hacer propósitos para el nuevo año: aprender un idioma, apuntarse al gimnasio o dejar de fumar son algunos de los más comunes. Uno de los objetivos que se plantea la ONU, dentro del Año Internacional de la Luz 2015, es disminuir las emisiones de luz procedentes de las ciudades hacia el cielo. No solo se trata de ahorrar energía que se desperdicia, sino también de recuperar las estrellas, borradas del cielo por la luz que escapa de las farolas y por la iluminación urbana mal planificada.

No es poco lo que se pierde. En una ciudad gallega apenas se pueden ver unas 30 estrellas de las 3.000 que están ahí. El cielo estrellado amenaza con desaparecer de nuestras vidas y para observarlo no queda otra que escaparse al campo lejos de las ciudades. A los observadores dispuestos a desplazarse y poco temerosos del frío del mes de enero les recompensan dos efemérides interesantes. Este fin de semana la lluvia de estrellas fugaces Cuadrántidas descargará decenas de destellos cada hora, a pesar de que la Luna esta en una fase muy desfavorable para la observación. Además, el cometa C7/2012 R1 Lovejoy está a tiro de unos pequeños prismáticos entre la constelación de Lepus y Eridanus, al oeste de Orión, y es un objetivo fácil para principiantes.

Tendremos que esperar al 20 de marzo para ver un eclipse parcial de Sol, sin duda el evento del año. Desde las 9 y hasta las 11 de la mañana se podrá ver desde toda Galicia y, aunque la Luna no llega a ocultar por completo el disco solar y oscurecer el cielo, la cita será una magnífica ocasión para ver la mecánica celeste en funcionamiento.

También la astronáutica será protagonista. El 14 de julio, la sonda de la NASA New Horizons sobrevolará Plutón. La maniobra se realizará a 7.500 millones de kilómetros de la Tierra. Las fotos del planeta enano serán las postales más lejanas que hayamos recibido nunca de una de nuestras sondas espaciales.

Lágrimas luminosas

En agosto repite la lluvia de estrellas fugaces más famosa: las Perseidas o lágrimas de San Lorenzo. Este año las buenas condiciones de observación permitirán disfrutar de un gran número de meteoros.

Si en marzo el Sol es eclipsado, el 28 de septiembre será el turno de la Luna. Durante esta noche se producirá el primer eclipse total de Luna visible desde Galicia desde el 2008. El satélite irá perdiendo progresivamente brillo hasta quedar casi oculto tras la sombra de la Tierra, completando uno de los fenómenos astronómicos más espectaculares.

El año cierra con otra de las mejores lluvias de estrellas fugaces: las Gemínidas, el 14 de diciembre, con buenas condiciones de observación y el cometa C/2013 US10 Catalina, que puede que llegue a ser visible a simple vista. Pero por mucho que planifiquemos la agenda, la astronomía más que una ciencia exacta es una ciencia sorprendente. Algún cometa, meteorito o algo nuevo nos dará una sorpresa. El cielo no es inmutable.

Borja Tosar es astrofísico.

Votación
13 votos
Etiquetas
Astronomía Luís Tosar NASA Naciones Unidas ONU Lluvia de estrellas Tierra Perseidas