Científicos alemanes descubren la cura de la infidelidad masculina

Inhalar un spray de oxitocina asegurará la fidelidad y la monogamia en los hombres

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La infidelidad tiene cura. O eso aseguran una serie de científicos alemanes de la Universidad de Bonn. Los investigadores aseguran haber creado el spray anti-infidelidad, basado en la oxitocina, más conocida como la «hormona del amor» y relacionada con los patrones sexuales y las conductas paternales y maternales. Este nuevo producto aseguraría de esta manera la fidelidad de los hombres y reforzaría el romanticismo de los hombres con sus parejas.

¿Y cómo afectará este spray a los hombres? Los hombres que poseen altos niveles de oxitocina, suelen ver a sus parejas mucho más atractivas que aquellos que tienen niveles más bajos, y por tanto serán estos los que sean más infieles. La inhalación de spray proporcionará pequeñas dosis de oxitocina para asegurar la fidelidad y la monogamia masculina.

Este experimento ya habría sido testado en un grupo de alemanes para probar que el invento funciona. Así se desprende de los resultados del estudio publicado en el último número la revista «Proceedings of the National Academy of Sciences». Los científicos suministraron dosis de oxitocina mediante un spray nasal a cuarenta hombres heterosexuales que vivían con su pareja en el momento del estudio. De esta manera, los investigadores alemanes descubrieron que esta hormona se ocupa de activar el centro de gratificación del cerebro en los hombres, lo que fortalecería sus comportamientos monógamos.

Potencia la relación sentimental

El director del estudio, René Hurlemann afirma que «este mecanismo biológico actúa de un modo muy parecido a una droga. Tanto en el amor como en el consumo de drogas, se busca estimular el centro de satisfacción del cerebro». El científico también apunta que la oxitocina estimula el contacto entre las parejas puesto que, por medio de éste, se puede mantener un alto nivel de la hormona del amor, repercutiendo en la potenciación de la relación sentimental.

Asimismo, en el estudio se ha observado una mayor actividad cerebral en las regiones de recompensa. «Dado que la recompensa es una motivación clave que subyace a la conducta humana, es muy probable que los mecanismos que conducen a la monogamia se acoplen al sistema de recompensas humano», ha explicado Hurlemann. La oxitocina ha sido utilizada en la mediación de vínculos de pareja en varias especies, incluyendo ratones de campo, pero se sabe poco sobre cómo puede actuar para promover la fidelidad, sobre todo en los hombres. La acción de esta hormona en el sistema de recompensa podría explicar por qué los hombres se sienten motivados a permanecer en una relación monógama a pesar de su coste. Según Hurlemann, esto es importante ya que «protege a la descendencia indefensa de crecer sin un padre comprometido, lo que -desde una perspectiva evolutiva- debe ser evitado, ya que pone a la familia en peligro contra otros humanos hostiles, animales y desastres naturales»

Lo que se desconoce aún, es si asegurará al cien por cien la fidelidad entre los más mujeriegos. Hurlemann recuerda que «el hombre constituye una excepción», ya que la monogamia no es un patrón de conducta muy extendido entre los animales salvajes.

Más información Selección realizada automáticamente

 

Saber más...