España ya no es la principal puerta de entrada de la cocaína en Europa

Sigue a la cabeza en volumen de incautaciones, que registraron una caída del 34 %, mientras crecieron en países del centro y el este europeos

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Aunque en muchos foros internacionales se sigue manejando ese tópico, la Península ibérica, y en concreto España, ya no es la principal puerta de entrada de la cocaína en los mercados europeos. Nuestro país sigue a la cabeza en volumen de incautaciones -el principal indicador para efectuar las estimaciones sobre el tráfico existente-, pero en el 2011 ha registrado una caída del 34 % al tiempo que se produjo un fuerte incremento en el volumen de los alijos interceptados en otros estados europeos, como Bélgica, Francia e Italia y en el número de incautaciones de pequeñas partidas en antiguos países del Este.

Europol y el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT) constatan en su primer informe conjunto, publicado la pasada semana, que se ha registrado un cambio sustancial en los patrones del tráfico en los últimos años de la pasada década.

Expertos policiales españoles en la lucha antidroga, que llevan dos décadas dedicados en exclusiva la investigación del gran tráfico de drogas, han confirmado que el protagonismo de nuestro país en el transporte de cocaína ya no es el que era. Las incautaciones en España pasaron de representar entre el 40 y el 50 % del total europeo entre el 2001 y 2010 al 27% en el 2011, con una caída progresiva a partir del año 2007.

La tendencia se mantiene. El año pasado los distintos servicios antidroga españoles solo capturaron tres barcos y 50 contenedores con cocaína. Sobre el tráfico por vía marítima, los aludidos expertos señalan que el uso de mercantes y pesqueros es ya un fenómeno marginal. Sigue funcionando el sistema de los veleros, pero el 80 % de las capturas se producen en aguas del Caribe. En este tipo de transportes ya no aparecen implicados mayoritariamente españoles, sino ingleses, croatas y búlgaros.

Por otra parte, según el informe Europol-OEDT, cada vez aumentan más las incautaciones en puertos búlgaros, rumanos, griegos y ucranianos. Aunque las cantidades interceptadas siguen siendo relativamente pequeñas -un 2 % del total europeo-, este porcentaje se ha triplicado desde el año 2001.

No menos sorprendente resulta el incremento de las incautaciones en los Países Bajos y Bélgica, que registra los precios de venta al consumidor más bajos de todo el continente.

Más información Selección realizada automáticamente