Atasco planetario de Venus, Júpiter y la Luna

La espectacular conjunción de los tres astros se podrá observar a simple vista mañana y el lunes


redacción / la voz

Todos los planetas y sus satélites transitan por una banda del cielo que se conoce como línea eclíptica. Es como la autopista de los astros, en la que a veces se producen atascos. Mañana asistiremos a uno tan inusual como espectacular: la conjunción de Venus, Júpiter y la Luna. Inusual, porque tendrán que pasar muchos años para ver otro parecido; espectacular, porque coinciden los tres astros más brillantes que se pueden ver de noche en el cielo.

El atasco, a prueba de contaminación lumínica, se podrá divisar a simple vista, incluso desde las ciudades. Pero el que se anime a buscar zonas más oscuras se llevará además como premio el espectáculo de las Pléyades, un brillante cúmulo de estrellas.

Para observar la conjunción planetaria (tal y como se muestra en el gráfico de esta página) basta con seguir mañana la dirección del sol en el ocaso. En cuanto la luz del atardecer comience a remitir, empezarán a brillar los astros de la noche en esa misma zona del cielo, ligeramente por encima del horizonte. La conjunción será visible en todo el planeta, excepto en las latitudes extremas: los polos.

La Luna, en cuarto creciente, será mañana un hilo muy fino, una fase temprana que la hará todavía más espectacular. La llamada luz cenicienta, que es la que rebota en la Tierra procedente de su satélite, alumbrará las partes de la Luna que no ilumina el Sol, y así se verá con nitidez un cerco de luz que dibujará toda la circunferencia del astro. Venus se encuentra además en el mejor momento para apreciarlo, cuando más alto está y más brillo tiene.

La noche del lunes será la segunda y última oportunidad para ver el atasco planetario. La Luna cambiará de posición y pasará por encima de Júpiter, pero aún en conjunción. El martes estará ya muy alta, aunque Venus y Júpiter seguirán juntos casi dos semanas más.

«Pasarán muchos años antes de que volvamos a ver una conjunción de este tipo», destaca el gallego Borja Tosar, máster en Astrofísica por la Universidad de Valencia. Matiza además que «no hay dos conjunciones iguales», por lo que «nunca se repetirá una como esta».

Tras los pasos de Galileo

Explica Tosar que Galileo Galilei descubrió las lunas de Júpiter con un telescopio que tenía «menos aumentos que los prismáticos que cualquier gallego pueda tener en casa; incluso los peores».

Io, Europa, Ganímedes y Calisto no tendrán secretos para el que desentrañe del cajón los binoculares y observe con ellos este planeta. Es probable que aprecie además «las bandas de su esfera, como si fuese un jersey a rayas».

La Luna, siempre espectacular con prismáticos, mostrará con nitidez su terminador, que es «el hilo de luz que separa la zona iluminada de la de sombra», cortando la esfera. Y en cuanto a Venus, la mirada atenta descubrirá que tiene fase, como el satélite de la Tierra.

Votación
48 votos
Etiquetas
Luís Tosar Valencia Tierra