Y el fontanero salvó las consolas

El juego de Nintendo evitó la desaparición de estos dispositivos en los 80

$tituloImg.Esteban, Juan y Antonio, tras terminar la charla en la escuela de ingeniería de Santiago.
Esteban, Juan y Antonio, tras terminar la charla en la escuela de ingeniería de Santiago.

santiago / la voz 01/03/2013 07:00 h

Los videojuegos indie -independientes- son aquellos que desarrolla un grupo pequeño de personas, o incluso una, con escaso presupuesto. Son la alternativa a los grandes lanzamientos de las multinacionales del videojuego, pero eso no significa que tengan menos importancia o calado en la sociedad. Por ejemplo, el Tetris es un juego indie. Creado por Alexéi Pajitnov, no cobró casi nada porque el encargado de sacarle rendimiento fue el Gobierno soviético, hasta que a finales de los 90 sí pudo obtener derecho de autor.

Pero en general lo independiente no busca grandes rendimientos, por lo que puede buscar temáticas y diseños arriesgados. Tres jóvenes expertos, Juan Gestal, socio y diseñador de apps móviles en Movendo y administrador de pixfans.com, y Esteban Vázquez y Antonio Varela, ambos de la empresa Tesla Technologies, explicaron en la Escola Técnica Superior de Enxeñería la historia de los videojuegos, consolas y nuevos dispositivos. Aunque surgieron en los años 50 y 60 en universidades de Estados Unidos, no fue hasta finales de los 70 o principios de los 80 cuando llegaron al gran público.

El bum fue tal que pronto llegó la primera crisis de las consolas. Fue en el año 1983. Tras el éxito de la película de Spielberg, E. T. , la empresa Atari creyó que un videojuego del filme rompería todos los mercados. De hecho, fabricó más cartuchos de este videojuego que consolas había en el mercado, pensando que los usuarios, deseosos del juego, irían a comprarlo y si no tenían consola, también la adquirirían. Los cartuchos de E. T. acabaron enterrados en un desierto de Nuevo México. Era tal el coste de almacenamiento tras el fracaso de ventas que optaron por llevarlos al desierto. «Probablemente ese año debieron haber caído todas las videoconsolas y ser sustituidas por los ordenadores», explicaba Juan Gestal, pero Nintendo y su fontanero mundialmente conocido, Super Mario Bros, lograron que resucitaran.

Los más exitosos

Aparcando el Tetris, cuyo éxito no puede compararse al de ningún otro juego indie, hay muchos videojuegos en el mercado creados por un pequeño grupo de personas y sin apenas inversión que han roto barreras. El japonés Daisuke Amaya creó en el 2004 Cave story, y lo hizo totalmente solo tras cinco años de trabajo. Façade, Super Meat Boy, Hydorah o Maldita Castilla, estos dos últimos creados en España, son algunos de los ejemplos de videojuegos independientes que han triunfado. Incluso hay algún caso gallego, como AR-K, de Gato salvaje.

Muchas ganas de hacerlo, creatividad, saber algo de programación y nociones de diseño, música y efectos, son los requisitos básicos para poner en marcha uno de estos juegos aunque, como explican los expertos, «el problema de los juegos indie es el del hombre orquesta, porque es difícil que alguien sea bueno en todo».

crónica charla en la Universidade sobre el futuro de los videojuegos

«Atari enterró los cartuchos del videojuego E. T. en el desierto tras su fracaso de ventas»

Votación
5 votos