La pista de hielo siempre vuelve en Navidad, pero no se consolida.

El casco histórico logra su pista de hielo durante las Navidades

Funcionará en diciembre y enero en A Quintana o en la Alameda

la voz

En diciembre y enero funcionará probablemente en el casco viejo una pista de patinaje. El gobierno local está intentando cerrar el proyecto, cuyo último escollo es la disposición de la financiación necesaria para llevarlo adelante. La concejalía de Deportes es optimista en ese sentido. En principio, el escenario elegido es A Quintana, pero como alternativa para el caso de que la plaza no pueda albergar la pista está la Alameda.

Que sea uno u otro depende, según Adrián Varela, de una serie de factores como los elementos a utilizar en la instalación o las directrices de la Dirección Xeral de Patrimonio.

La pista de hielo en A Quintana ha sido una iniciativa demandada en años anteriores por la agrupación de comerciantes Compostela Monumental, que no obtuvo éxito en el empeño. Ahora llega la oportunidad con el nuevo equipo de gobierno, y el objetivo es contribuir a la campaña del comercio del centro histórico en Navidad, Reyes y rebajas. La pista medirá diez por treinta metros (300 metros cuadrados) y posiblemente será cubierta, aunque cabe la opción de que funcione al aire libre.

El pasado año la plaza Roxa acogió una instalación de este tipo, pero el coste no es asumible para Raxoi. El gasto de mantenimiento «se hacía imposible». Adrián Varela se propuso darle un enfoque totalmente distinto y está ultimando las gestiones con una empresa que se ha puesto a tiro y posee una holgada experiencia. Espera que esos contactos fructifiquen a lo largo de la semana. Una de las posibilidades que tiene en mente es que el Concello asuma el coste de la luz y la carpa. La idea de Varela es que la ubicación de la pista sea un referente de Santiago. Recalca que este tipo de instalación lúdica se localiza en sitios céntricos y populares en ciudades como París, Nueva York, Madrid, etcétera.

Lo que de ninguna forma quiere el edil es implantar una pista del estilo de la plaza Roxa, que no ha suscitado el atractivo necesario. «Fue un fracaso», subraya. Compostela Monumental se manifiesta contenta con le elección realizada por el Concello, porque la pista no causará perjuicios apreciables ni a los vecinos ni al patrimonio. Como complemento habrá un mercadillo con diez puestos de artículos típicos navideños.

A tenor de los datos que le proporcionó la empresa presumiblemente elegida, Compostela Monumental estima que el proyecto aportará un beneficio económico para la ciudad de unos 800.000 euros.

Votación
1 votos
Etiquetas
Francia