A contracorriente

La nueva política era solo zafiedad y pasteleo


Acaba de estrenarse en el Congreso, pero Pablo Iglesias ha hecho ya grandes aportaciones al parlamentarismo español y a la dignificación de la política. En solo dos días, ha sido capaz de llamar asesino a un expresidente del Gobierno; calificar al PSOE como «el partido del crimen de Estado»; tachar de franquistas al PP y a Ciudadanos; contar chistes desde la tribuna; dar un beso en la boca a otro diputado; vejar a dos diputados convirtiéndolos en protagonistas de un zafio y machista monólogo propio del club de la comedia; ensalzar a un miembro de ETA condenado a diez años de prisión y citar como autoridad al líder de un grupo armado mexicano. Todo, en dos únicas jornadas.

Iglesias ha confundido el Congreso con un circo y el debate político con una tertulia de telebasura. De sus propuestas políticas y su proyecto para España, poco ha dicho por ahora en el Parlamento. Que Pedro Sánchez insista en reclamar el apoyo de quien demuestra semejante grado de irresponsabilidad es un gravísimo error. Pero que no exigiera una rectificación a quien llamó asesino a su compañero de partido, dejando esa acusación grabada en el diario de sesiones, es sencillamente una indignidad. Como lo es también que el presidente del Congreso, Patxi López, que en solo dos sesiones ha dado ya también sobradas muestras de su absoluta incompetencia para el cargo, ni siquiera llamara al orden a Iglesias ni le exigiera retirar sus gravísimas acusaciones.

Muy distinta en las formas es la actuación del otro apóstol de la nueva política, Albert Rivera, aunque su aportación al juego parlamentario no sea precisamente revolucionaria. Lo que hace el líder de Ciudadanos es ocupar el papel de bisagra y muleta del bipartidismo que ha desempeñado históricamente el nacionalismo, pactando alternativamente con PSOE o PP en cada momento y en cada territorio en función de su interés político. Una estrategia hábil, sin duda, pero más antigua que el hilo negro. Rivera dijo primero que no apoyaría nunca ni a Rajoy ni a Sánchez. Luego, que se abstendría para dejar gobernar al más votado, fuera quien fuera. Y termina votando a favor del que no ha ganado. Mentir en campaña es lo que hicieron siempre los partidos de la vieja política. Y, para ese viaje, la verdad, no hacían falta tantas alforjas. El hombre que iba a dignificar la política pierde además su dignidad y la de su partido cuando permite que Sánchez se adjudique como propios a los diputados de Ciudadanos. «Yo tengo 131 escaños», dijo ayer sin matices el líder del PSOE. Rivera pierde también la coherencia cuando, como hizo ayer, pidió a Podemos que se una a su pacto con el PSOE o se abstenga para dejarles gobernar. El líder de Ciudadanos debe aclarar a sus votantes si su discurso constitucional es compatible con gobernar gracias al apoyo activo o pasivo de quien reclama el derecho de autodeterminación de Cataluña y ensalza a Otegi.

Pablo Iglesias y Albert Rivera son dos nuevos actores en el Congreso. Pero su mañas políticas son más viejas que las pesetas.

Votación
102 votos
Etiquetas
Ciudadanos Pablo Iglesias ETA PSOE Pedro Sánchez Albert Rivera PP Patxi López Terrorismo Arnaldo Otegi PSE Nacionalismo Podemos