Oscars 2013: Denzel Washington quiere ser como Clint Eastwood

Nominado por su interpretación de un piloto alcohólico en «El Vuelo», el actor volverá a dirigir inspirado por el autor de «Sin perdón». «Es mi héroe», dice

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.
LA EDAD. «Llevo ya mucho tiempo en esto y he aprendido que no hay que creerse ni lo bueno ni lo malo. Lo que la gente diga de ti siempre es exagerado, pero es bueno que hablen», afirma el actor, que el pasado diciembre cumplió 58 años y 35 de profesión

Director, actor, productor y ganador de dos Oscars, por Tiempos de gloria y Training Day, Denzel Washington conoce la industria cinematográfica de dentro a fuera y viceversa, y ahora estrena El vuelo, un filme en el que interpreta a un piloto alcohólico, conflictivo y ambiguo, inmerso en una historia adrenalínica que pone de manifiesto las debilidades humanas y de la que confiesa sentirse «muy orgulloso». Este papel le ha valido, de momento, para una nominación a los Oscars. El próximo 24 de febrero veremos si el veterano actor se hace con el premio de la Academia de Hollywood.

-¿Cómo se preparó para interpretar a un piloto alcohólico?

-No bebí nada durante todo el rodaje. A veces me tomo un vaso de vino, pero decidí estar limpio y concentrado.

-¿Cree que los pilotos son tan irresponsables?

-No hay que generalizar. Con los pilotos que hablé no toqué ese tema. Lo que sí hice fue ver en Youtube Worst Drunks Of All Time, que da bastante información.

-¿Usted tiene una personalidad adictiva?

-Sigo aquí [risas]. Todos hemos tenido un momento en el que fuimos demasiado lejos y necesitamos regresar. Pero no soy como mi personaje.

-¿Cuál es el estilo de vida de una estrella de Hollywood?

-Yo soy un tipo ordinario. Reconozco que tengo un hogar bonito de un tamaño considerable, que he conseguido gracias a mi trabajo, pero también lo tendría si trabajara en Wall Street y me fueran bien las cosas. Sinceramente, no sé qué quiere decir tener la vida de una estrella de cine, porque no me parece que describa mi trabajo.

-¿Es un ataque de modestia? Actores que con chasquear los dedos logren que un proyecto vea la luz, Tom Hanks y usted...

-No me gusta el concepto de estrella de cine, yo soy actor, ese es mi trabajo, puede que sea bueno en lo que hago pero no es ciencia ficción, solo interpreto personajes.

-¿Piensa volver a dirigir?

-Lo haré dentro de un par de años, cuando mis gemelos se gradúen. Yo quiero ser como Clint Eastwood. Es mi héroe.

-Hollywood ha cambiado mucho en la última década al contratar a actores afroamericanos para personajes principales...

-Ha cambiado. El mundo de hace 50 años era distinto al de hace 400, cuando los negros éramos esclavos. Pero no vivimos en un mundo perfecto, el racismo se ha enseñado, el odio se ha enseñado, la ignorancia se ha enseñado, y todo eso afecta a nuestros hijos. Nosotros no nacemos ignorantes, nos enseñan la ignorancia. Hasta que no dejemos de enseñar esas cosas nada va a cambiar completamente.

-¿Es importante para usted aparecer en películas de taquilla?

-Esto es el show-bussines. Si alguien me dice que voy a tener éxito con mi película, yo le compro el boleto. No trabajo solo por amor al arte. Como en cualquier negocio, si inviertes dinero quieres recuperar la inversión.

-¿Ha conseguido todo lo que deseaba en la vida?

-Mi deseo es ser una influencia positiva para los que me rodean. Necesito poco. El éxito no es tan importante como el talento y la paciencia. A mis hijos les digo que es más importante ser médico, o político que actor, porque tienen más influencia en las personas. Yo me considero un educador y eso es lo que trato de expresar a través de mi trabajo.

Saber más...