A Ponte do Porto, catalogada por Cultura, está caída y abandonada a su suerte

$tituloImg.$pieImg

13/08/2016 05:00 h

Ponte do Porto, en la parroquia de O Pino, fue construido en el siglo XVII, pero su origen bien pudo ser romano. La Xunta la catalogó en 1991. Tal es el estado de abandono que un arco de medio punto se vino abajo por una crecida del río Támoga, mientras que otro arco que quedó en pie ya se le han desprendido varias piedras, que a su vez, señala Xabier Moure, acabaron en el río y formaron un pequeño embalse. Quizás, por este motivo «as augas están totalmente insalubres tal como reza un cartel que colocaron ao efecto, e no entorno da ponte acondicionouse hai anos un terreo como área recreativa que ninguén visita, non só porque está inzada pola maleza, senón que as augas non son aptas nin para bañarse nin para pescar debido ás condicións citadas».

El historiador Xabier Moure presentó escrito de estos hechos ante el Concello y la Xunta sobre el abandono y la ruina del puente y el área recreativa. «En definitiva, na actualidade o único que se ve da outrora fermosa ponte é como caen as pedras, un aramios adosados que ninguén sabe para que serven e a plataforma (por onde transitaba a xente) cunha capa de formigón».

Votación
13 votos
Comentarios