Imagen:Celebrando el ascenso, en junio del 2012, la temporada de su nacimiento.

Norte Celeste, nadando a contracorriente

La peña celtista de A Coruña vive con normalidad el hecho de seguir al Celta en el feudo del eterno rival


Vigo

Cada vez es más habitual la existencia de peñas celtistas mucho más allá de las fronteras de Vigo y su comarca. Las hay en el extranjero y en diferentes autonomías españolas. También repartidas por toda Galicia. Pero solo una convive con el hecho de apoyar al Celta desde la ciudad del eterno rival: es la peña de A Coruña, Norte Celeste, fundada en el verano del 2011 y que actualmente supera el medio centenar de miembros.

Esos integrantes viven con naturalidad el hecho de estar rodeados de deportivismo, algo que raramente les ha traído quebraderos de cabeza. «Formalizamos la peña poco antes de un derbi y hubo quien lo entendió como una provocación, aunque no fue más que una coincidencia», recuerda su presidente, Javier López. Pero los problemas no pasaron de algún que otro comentario desafortunado en las redes sociales y desde entonces han desarrollado su actividad con normalidad. «El resto de peñas nos apoyaron y nos dieron una acogida espectacular. Igual sí hace gracia o causa más cariño o cierta simpatía el hecho de que estemos en A Coruña. Pero no dejamos de ser una más».

Ampliar imagen

CEDIDANorte Celeste está representado en cada partido que el Celta disputa como local.

El colectivo surgió a través de un foro. La red sirvió para que celtistas que seguían los partidos del Celta solos en sus casas contactaran y crearan Norte Celeste -nombre escogido por votación tras desechar otros como Celtas do Norte, Ártabra o Norterra- para disfrutar el celtismo juntos y a contracorriente. «No nos conocíamos de nada. Luego sí que algunos fueron trayendo amigos», narra. Y así pasaron de los diez miembros fundadores a los 60 actuales. La fluctuación de gente es otra de sus características atípicas. «Somos unos 30 fijos y luego hay bastante entrada y salida, sobre todo por estudiantes que vienen nuevos o que ya terminan», añade Javier.

La mayoría son vigueses o gente de otros puntos de Galicia que también simpatiza con el equipo y que reside en A Coruña. Pero siempre hay algún caso que rompe moldes. «Tenemos una coruñesa que ha vivido aquí toda la vida. Pero se desencantó del Deportivo ya antes de su época gloriosa, se hizo del Celta y hasta hoy», relata López entre risas. También el dueño de su primera sede era un celtista coruñés. «Hemos cambiado varias veces por traspaso de locales. Ahora tenemos un sitio más o menos fijo, pero cuando no lo teníamos, al no coincidir los horarios, nunca nos ponen pegas para ponernos el Celta en la tele». Otra cosa es cómo se desarrollen las cosas luego: «Dependiendo del sitio lo vivimos mejor o más tranquilos, pero vamos, que si marcamos se celebra y no pasa nada».

Ampliar imagen

CEDIDASu bandera, ondeando en un derbi disputado en Balaídos.

El pique siempre está presente, no solo los días de partido, sino también en su día a día. Pero el cachondeo y las risas son siempre la tónica predominante cuando surge el tema de la rivalidad entre los dos conjuntos. «Quien más y quien menos coincide con gente del Deportivo. En el trabajo al llegar el lunes siempre hay el típico comentario de ''no le ganáis a nadie''. No pasa de ahí».

Hijas coruñesas y familia política deportivista

En el caso concreto de Javier López, lleva viviendo en A Coruña desde hace más de diez años y comparte su vida con una coruñesa. «A ella, por suerte o por desgracia, no le gusta mucho el fútbol, pero si tiene que decantarse, lo hace por el Dépor», comenta.

En su familia política sí hay incluso socios del eterno rival. En medio, sus niñas de dos y cuatro años. «Siempre hay la típica guerra familiar de ''¿para qué las haces del Celta?''. Pero no es que la haga, si la mayor quiere ir con papá a Balaídos, que ya lo ha hecho, por qué no». 

Ampliar imagen

CEDIDAViajan a Balaídos con Milladoiro y Merlegos, colectivos con los que también han organizado iniciativas solidarias.

Javier es uno de los habituales en el feudo vigués de la peña, representada siempre que hay partido. Bien yendo los miembros por su cuenta -muchos aprovechan para pasar el fin de semana- o haciendo uso del bus que comparten con las peñas Merlegos Celestes y Milladoiro. «Desde el año pasado el Celta nos incluyó en una de las rutas del convenio y está siendo un exitazo».

Norte Celeste no es pionera en lo que a la afición por el Celta en A Coruña se refiere. Tomaron de alguna manera el testigo de un colectivo anterior que hoy no está federado y parte de cuyos miembros dejaron de vivir en la ciudad herculina. «Al final, todos somos lo mismo, celtismo», finaliza López.

Votación
6 votos
Etiquetas
Zona celeste
Comentarios