Más de 1,7 millones de gallegos tendrán parada de bus a menos de 500 metros

La Xunta fija el precio del billete comarcal en 1,40 euros en el primer gran ensayo del plan de transporte

Todas las líneas afectadas.$pieImg Todas las líneas afectadas

redacción / la voz 31/05/2017 05:00 h

El futuro del transporte público por carretera en Galicia comenzó ayer con la salida a información pública de 42 contratos en aquellas zonas donde las empresas renunciaron a prestar el servicio -son las líneas marcadas en rojo en el gráfico de al lado- y fueron obligadas a prorrogarlo hasta agosto de este año, que es cuando entrarán en vigor estos nuevos contratos, por un período de dos años.

La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, presentó ayer la primera fase del nuevo modelo de autobuses de línea, la antesala del futuro plan global que se aprobará para toda Galicia en diciembre del 2019. La conselleira aseguró que en las 38 concesiones de corto y medio recorrido, donde en muchos casos los usuarios generalistas podrán utilizar los buses escolares, habrá un precio único de 1,40 euros el billete, mientras que en las cuatro concesiones de larga distancia el precio se fijará por kilometraje. Se deja abierta la posibilidad a que las concesionarias introduzcan descuentos en los recorridos de ida y vuelta, pero no hay ninguna consigna al respecto de la Administración autonómica.

La renuncia de las concesionarias, que está siendo investigada, se produjo principalmente en las zonas rurales de Ourense y Lugo, precisamente las menos rentables en muchos casos. La conselleira explicó que se analizaron las necesidades de movilidad de 200 concellos «parroquia a parroquia», desde la fecha de la feria local hasta los controles médicos a la población envejecida. También fueron de gran ayuda las encuestas remitidas a los concellos para atender sus necesidades: un total de 169 especificaron sus preferencias. Las empresas de transporte también tuvieron oportunidad de dar su opinión, aunque todos los intervinientes en el proceso podrán presentar alegaciones durante los próximos diez días.

Este trabajo previo, combinado con la amplia capilaridad del transporte escolar, ha permitido pasar de 2.100 paradas en estas zonas a unas 4.500, que darán servicio a 1,7 millones de gallegos que podrán acceder a un autobús a menos de 500 metros de su casa. Habrá 500 rutas integradas del transporte escolar, el 10 % del total en Galicia, que pasan a ser gestionadas por Infraestruturas en lugar de Educación, aunque dando siempre prioridad a las necesidades escolares, cuyos horarios no sufrirán reajustes que no estén motivados por necesidades académicas. Además, el monitor acompañante se convierte en obligatorio y correrá a cargo de las empresas de transporte. Ethel Vázquez aseguró que estos primeros contratos suponen «unha mellora palpable» para los usuarios y un «esforzo moi grande» por parte del personal de la consellería.

La mejora se reflejaría también en la penetración territorial de los nuevos contratos en comparación con los vigentes, gracias principalmente al aprovechamiento de las plazas vacías en el transporte escolar. Mientras que en la actualidad se recorrían 11 millones de kilómetros anuales, con los anteproyectos de explotación lanzados ayer se llegará a los 16 millones de kilómetros para llegar a un mayor número de población dispersa. En paralelo, la Xunta iniciará su primera experiencia de transporte bajo demanda para las jornadas sin transporte escolar.

El director xeral de Mobilidade, Ignacio Maestro, explicó que en estos anteproyectos que comenzarán a funcionar como concesiones en agosto se marca al contratista los horarios y las paradas, así como los vehículos necesarios -una media de trece en los 42 contratos-, cuestión esta última que, en su opinión, favorece que puedan optar empresas de cualquier tamaño. De alguna manera, se aumenta el control público de las concesiones para asegurar la calidad del servicio.

Votación
5 votos
Comentarios