Imagen:

El Sergas negocia pagar en primaria según el número y el tipo de pacientes

Trata de reconocer la carga asistencial que implican los enfermos pluripatológicos


Santiago / la Voz

Actualmente en la nómina de un médico de atención primaria existe un complemento en función de las cartillas que tenga. Muchos años después de que se implantase la tarjeta sanitaria individual (TIS), todavía se conserva un viejo modelo de retribución en el que se abona una pequeña cantidad por las cartillas, que además no se corresponden exactamente con el número real de los pacientes del facultativo. El Sergas quiere cambiar este sistema y pagar de forma efectiva según el número de enfermos y, sobre todo, en función de su tipología.

La Consellería de Sanidade trató ya con los sindicatos el pasado viernes este tema, es decir, la adaptación de las retribuciones de determinado personal de atención primaria en función de la libre elección de profesional por parte de los usuarios del sistema, y los ha emplazado para una nueva reunión en semanas.

En realidad es una vieja demanda de profesionales y sociedades científicas, y afecta fundamentalmente a médicos de primaria, pediatras y enfermeros. Y lo demandan también organizaciones sindicales como CESM-O’Mega, que no están dispuestas a aceptar que no se incluya la tipología del paciente, «y no solo por la edad», explica Nuria González, secretaria de esta coalición sindical médica.

Desde el Sergas afirman que la intención es que parte de la nómina se abone en función del número de enfermos asignado a cada profesional de primaria y en función de su perfil, pero no aclaran cuándo finalizará el proceso, qué criterios se tendrán en cuenta y a qué personal en concreto afectará, aunque el conselleiro de Sanidade, Vázquez Almuíña, explicó en un medio especializado en información sanitaria que este nuevo modelo podría empezar a partir del 1 de enero del 2018.

En realidad, el complemento actual por cartillas es pequeño, de unos 200 euros mensuales en el caso de los médicos que tengan un número mayor, pero de lo que se trata es precisamente de que el salario de los facultativos de primaria dependa más de la cantidad real de sus usuarios y de su situación clínica.

El hecho de que un médico de cabecera tenga actualmente 1.000 cartillas no quiere decir que tenga mil pacientes asignados. Una familia en la que solo trabaja uno de los progenitores, por ejemplo, supondría una sola cartilla, pero cuatro pacientes si se trata de un matrimonio y dos hijos. El hecho de cambiarlo por un sistema de tarjetas supondrá que el número de personas asignadas sea real.

Y el paso fundamental será la inclusión de criterios para valorar la tipología del paciente. Un facultativo con cientos de enfermos pluripatológicos tiene una carga asistencial muy superior al de otro cuya población asignada es activa y mayoritariamente joven. «Y no solo debe tenerse en cuenta la edad, porque hay pacientes jubilados que están muy bien y otros que no son mayores pero tienen ya varias patologías», explica Sergio Cinza, de Semergen Galicia, quien aclara que hoy en día con la historia clínica electrónica es sencillo analizar estos datos.

La libre elección de personal de atención primaria, que entró en vigor a lo largo del 2015 y que provocó que en poco más de un año se produjesen casi 85.000 cambios solo en la especialidad de medicina de familia, permitirá además incentivar a aquellos profesionales con los que los usuarios están más satisfechos.

Votación
26 votos
Etiquetas
Sergas Consellería de Sanidade Tarjeta sanitaria Jesús Vázquez Almuíña
Comentarios