Imagen:

Alarmante aumento de los suicidios en Galicia por la crisis económica

El desempleo, los recortes o los desahucios se llevaron la vida de 390 gallegos el año pasado, lo que supone una tasa de 14 por cada 100.000 habitantes, la segunda más alta de España


Santiago de Compostela

La crisis económica, el desempleo o los recortes presupuestarios que afectan al sistema de salud pública han contribuido a un aumento «alarmante» del número de suicidios en Galicia, denunció hoy la asociación Movemento Galego da Saúde Mental, integrada por psicólogos y otros profesionales.

Un portavoz de la citada asociación, Miguel Anxo García, indicó en una conferencia de prensa que según los cálculos de un grupo de especialistas, el año pasado hubo en Galicia 390 víctimas de suicidio, lo que representa una tasa de 14 por cada 100.000 habitantes, muy por encima de la media de España.

Galicia figura como la segunda Comunidad autónoma con la tasa más elevada de fallecidos -por detrás del Principado de Asturias-, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) que indican que en 2013 hubo un total de 333 muertos, lo que supone una incidencia de 12,3 por cada 100.000 habitantes, cuatro puntos por encima de la media del conjunto de España.

El portavoz de la citada asociación criticó que el INE divulgue los datos con retraso, ya que eso no contribuye a la percepción de la población sobre ese problema, y criticó que pese a la elevada incidencia de los suicidios en Galicia, las autoridades no han tomado las medidas de prevención necesarias que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). Recuerda además que la tasa de suicidios en Galicia ha ido aumentando paulatinamente en los últimos años pasando de 9,95 por 100.000 habitantes a los 14 de la actualidad, y señaló que la OMS ya ha advertido de la incidencia de ese fenómeno observado desde la crisis de década de 1930 y «sus pronósticos se cumplen a rajatabla».

Consideró probable que «la cresta de la ola aún no llegó» y que todavía podría aumentar el número de personas que deciden poner fin a su vida, además de aumentar las enfermedades mentales, debido a la ausencia de medidas de prevención que sitúan a Galicia en condiciones de sufrir una «tormenta perfecta», sobre lo que apunta que hay informes que indican que la falta de suficiente atención a personas con problemas de salud mental, de políticas activas de empleo, de programas de ayuda a familias con dificultades o la reducción del consumo de alcohol, pero sobre todo a la falta de programas de prevención de suicidio.

Señaló que el desempleo y las deudas hipotecarias figuran entre los «componentes principales» a los que se atribuye una «relación directa» con el incremento de suicidios, que obedece, según García, a «la crisis sumada a la desprotección que se ha creado en esta sociedad con la reducción de los recursos» en salud pública y servicios sociales y a la deficiente atención a los problemas socio-económicos.

También subrayó que «ha habido un incremento de consumo de tranquilizantes, de antidepresivos y de hipnóticos o pastilla para dormir», y denunció el «evidente fracaso» de los gobernantes que no tomaron las medidas de prevención necesarias ni las recomendaciones de la OMS, por lo que tienen una «responsabilidad» en esa situación.

Consideró que hay una «situación grave de privación de los derechos asistenciales», incluida «una política activa de restricción de ingreso» de pacientes en hospitales con el ánimo de reducir gastos.

El portavoz del Movemento Galego da Saúde Mental, que integran varias asociaciones profesionales, entre ellas el Colegio oficial de Psicología de Galicia, advirtió también de que «el suicidio se mantiene en una posición tabú que no tiene ninguna justificación» y observó que, si bien puede ser necesaria la cautela en la divulgación en los medios de comunicación de los suicidios entre niños y adolescentes, para evitar un «efecto imitación», no es el caso de los adultos.

Subrayó que hay ejemplos en otras sociedades que ponen de manifiesto que el incremento de la protección social frente a las crisis permite «reducir la tasa de suicidios».

Para García, detrás de los suicidios hay «motivos distintos», que van desde personas con alteraciones mentales u otras que «toman esa decisión frente a las dificultades que viven», aunque señaló que es necesario estudiar el fenómeno para determinar con exactitud en qué medida la crisis ha contribuido.

Si Galicia hubiera aplicado las recomendaciones de varios informes de organismos como la OMS, «muy probablemente» no habría ese aumento tan elevado que supera ya un muerto al día.

Para García, la divulgación de datos y casos sobre el suicidio «tiene un enorme valor como indicador de la medida en que una sociedad está cohesionada y es capaz de proteger a sus propios integrantes y darles una identificación valiosa, y en qué medida esa sociedad está sufriendo» y añadió que existe el «falso prejuicio» de creer que «si se habla de suicidio corre el riesgo de alentar a la sociedad», y apostilló que «eso no es cierto».

En ese sentido, García destacó que hay más información sobre accidentes de circulación que de suicidios, pese a que hay tres veces más muertos.

Votación
41 votos
Etiquetas
OMS Desahucios Paro Crisis económica Crisis financiera
Comentarios