Pacto político para introducir el idioma portugués en Galicia

PP, PSdeG, AGE y BNG aceptan tramitar en la Cámara la iniciativa legislativa popular Valentín Paz-Andrade para aprovechar los vínculos de Galicia con el mundo lusófono


Santiago de Compostela

El empresario Xosé Carlos Morell, vigués de cuna, aunque de padre catalán y madre madrileña, calificó ayer de «día histórico» la votación unánime del Parlamento gallego que permitirá tramitar una iniciativa legislativa popular que lleva el nombre de Valentín Paz-Andrade, en la que se emplaza a la Xunta a recuperar los «vínculos» del gallego con lengua portuguesa para convertirlos en una «vantaxe competitiva» de Galicia en el bloque de la lusofonía, formado por 254 millones de habitantes repartidos por una decena de países y que generan el 4,6 % del PIB (producto interior bruto) mundial.

El propio Morell fue el encargado de subirse ayer a la tribuna de oradores de O Hórreo para defender un texto que viene avalado por 17.000 firmas, en el que se llama a las empresas y a los organismos públicos gallegos a «aproveitar as potencialidades» que brinda el hecho de que el gallego y el portugués compartan una raíz común con el fin de convertirlo también en un instrumento de desarrollo económico y comercial.

Los autores de la iniciativa están convencidos de que gallego, por pertenecer al mismo tronco familiar que el portugués de Portugal, de Angola o de una potencia emergente como Brasil, tiene una «utilidade internacional», en tanto que conectan la lengua propia de la comunidad con un idioma de trabajo en veinte organizaciones internacionales.

Oferta en los colegios

Para reforzar este vínculo, los firmantes de la iniciativa popular proponen incorporar «progresivamente» la lengua portuguesa en todos los niveles de la enseñanza reglada en Galicia. No se trata, explicó Morell, de inventar nada, sino de seguir el esquema aplicado en Extremadura, donde el 100% de sus alumnos pueden estudiar, si lo desean, el portugués como segunda lengua extranjera, mientras que en Galicia «só 600 alumnos» disponen de esta posibilidad.

Xosé Carlos Morell también emplazó a Galicia a formar parte «como membro de pleno dereito» de la comunidad de países de lengua portuguesa, y recordó las gestiones que en este sentido hicieron los expresidentes de la Xunta Manuel Fraga y Pérez Touriño. Y, como tercer elemento de la propuesta, también se pide al Gobierno gallego que trabaje para conseguir «a recepción aberta en territorio galego» de las emisiones de radio y televisión portuguesas.

Los grupos políticos le brindaron una calurosa acogida al texto. «A iniciativa merece ser estudada con atención e con coidado», manifestó el diputado popular Agustín Baamonde, que cree llegado el momento de «plasmar en algo tanxible» la interconexión del gallego con el portugués.

«Non vai a ser o Grupo Socialista o que se negue a dialogar», subrayó a su vez Francisco Caamaño, mientras Xabier Ron, del grupo Alternativa, mantuvo el mismo ánimo al manifestar que «a lusofonía pode ser enriquecedora para o galego e o galego pode ser enriquecedor para a lusofonía». Como broche, Ana Pontón (BNG) llamó a superar el «negacionismo» de la relación del gallego con la lusofonía.

La iniciativa Valentín Paz-Andrade, que lleva el nombre del intelectual y empresario gallego que más abiertamente apostó por el reintegracionismo, se abre así camino en el Parlamento, que ahora discutirá y perfilará el texto definitivo en comisión. Xosé Carlos Morell lo considera ya un logro: «Este é o día que en Galicia superamos unha fenda histórica e volvemos a unir o que a historia separou», dijo pletórico en los pasillos de la Cámara tras la votación.

Votación
69 votos