: Los funcionarios de la Xunta perdieron la quinta parte de su poder adquisitivo

Los recortes, sumados a la subida del IPC, han provocado ya un descenso del 20,2 %

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Los funcionarios tienen cada vez menos poder de compra. En los últimos treinta meses han perdido en torno a un 20,2 % de poder adquisitivo. Ese porcentaje, que resulta de combinar los recortes que ha sufrido su salario desde el 2010 con el alza del IPC durante ese mismo período, podría elevarse, como mínimo, hasta un 24 % el año que viene. Será cuando empiecen a aplicarse las nuevas medidas de recorte anunciadas esta semana por el Gobierno de Feijoo. La buena noticia es que a final de año, al volver a cobrar la extra de Navidad cuya pérdida este año les supuso una rebaja de un 7 % de media, podrían recuperar ese porcentaje de poder de compra dentro de doce meses.

Un funcionario de clase A1 de la Xunta, por ejemplo, ganaba en el primer semestre del 2010, según los cálculos realizados por UGT a partir de las leyes de presupuestos de Galicia y de las órdenes de confección de nóminas para cada año, unos 30.131,08 euros anuales. Ese salario (que incluye la cantidad correspondiente al sueldo base más el complemento de destino y el específico) se reducía hasta los 16.490,04 euros en el caso de los que pertenecían a la escala más baja del escalafón autonómico (AP). Pero desde que en mayo del 2010 el Gobierno de Zapatero dio luz verde al primer tijeretazo a los sueldos de los empleados públicos de cualquier Administración (estos bajaron una media del 5 %), los primeros han visto rebajar sus nóminas en unos 3.831,54 euros anuales, mientras que los segundos disponen de 1.921,34 menos.

Porque en este tiempo, además de aquel primer recorte, estos trabajadores públicos han tenido que soportar también el peso de algunas de las duras medidas dictadas por el Gobierno de Rajoy para mantener el equilibrio presupuestario. La principal fue la eliminación este año de la extra de Navidad, que implicó una rebaja de en torno a un 7 % en la nómina.

Y lo han hecho al tiempo que el coste de la vida iba creciendo a un ritmo del 2,9 % en el 2010, un 2,4 % en el 2011, y de un 2,9?% previsto para este ejercicio que ahora termina, según el IPC estimado hasta el momento. De hecho, el coste de la energía ha experimentado fuertes subidas en ese período, lo mismo que han hecho los peajes de las autopistas o algunos alimentos tras la subida del IVA de hace unos meses.

A falta de saber lo que subirá el precio de las cosas en el 2013, el año que viene la Xunta seguirá el ejemplo de otras comunidades como Castilla-La Mancha, Cataluña o la Comunidad Valenciana y les aplicará un nuevo recorte. La rebaja media estará entre un 6?% para las nóminas más altas o un 2?% para las más bajas. Ese recorte se aplicará de forma progresiva y será canalizado a través de la retirada del complemento específico de las pagas extras de junio y diciembre.

En definitiva, los empleados públicos de la Xunta cobrarán un 60?% de sus pagas extras, lo que en términos absolutos resulta una rebaja media neta de unos 2.100 euros menos para los que cobran más (un subdirector xeral) o unos 252 para los que perciben salarios más modestos (un subalterno). La Xunta estima que con eso ahorrará unos 125 millones de euros.

Más información

 

Comentarios
Opinar
*Todos los campos son obligatorios ( Normas de uso )
Datos personales
Opinión