la entrevista

«No existen errores informáticos, los fallos siempre son humanos»

Asegura que Galicia «puede presumir» del talento de sus profesionales

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Fernando Suárez Lorenzo (Ferrol, 1973) preside el Colegio Profesional de Enxeñería en Informática de Galicia, y asegura que los fallos informáticos no existen. «Siempre son errores humanos», afirma, para defender que, para evitarlos, empresas y Administraciones públicas deberían reservarles a ellos, los expertos, determinadas áreas de gestión y decisión.

-¿Han solucionado ya el misterio de cuántos ingenieros informáticos hay en Galicia?

-Es difícil saberlo, pero pueden ser en torno a 5.000 o 6.000. Hay tres universidades que llevan muchos años impartiendo la disciplina, en su versión clásica y también con la nueva estructura europea. De hecho, la facultad de A Coruña acaba de cumplir 25 años. Ahora lo que queremos es definir aquellas áreas de actividad en las que un informático debe tener responsabilidad.

-¿Serviría para eso que la colegiación fuera obligatoria?

-La ley dice que sí lo es, pero en la práctica, como no hay ningún ámbito de actividad definido exclusivamente para informáticos, la colegiación obligatoria es muy relativa. Nosotros llevamos poco más de cuatro años de trayectoria y tenemos en torno a 350 colegiados, a los que, por 120 euros al año, ofrecemos un seguro de responsabilidad social gratuito y formación especializada de calidad y a buen precio. También hemos montado un servicio de peritaje, el Cuerpo Oficial de Peritos Informáticos, para que los titulados especializados puedan ser reclamados por tribunales, Administraciones, etcétera.

-Hace no mucho tenían ustedes una imagen de frikis que el tiempo no ha borrado del todo.

-Es verdad. Estamos intentando dejar de habar un idioma incomprensible para la sociedad, y convencer a la gente de que la informática es un ámbito accesible, beneficioso y seguro.

-Junto a esa imagen friki, al informático se le identificaba o bien con el programador, o bien con el tipo que venía a casa a arreglarte el pecé. Eso también ha cambiado, aunque todavía no haya un premio Nobel de informática.

-Sí, el sector abarca ahora muchísimos campos, no solo la creación y gestión de software y el mantenimiento de equipos. También estamos intentando diferenciarnos apelando a que somos ingenieros, es decir, que utilizamos el ingenio. No podemos vivir solo de nuestra formación puramente tecnológica, sino también de los conocimientos y habilidades en administración, gestión, etcétera. En cuanto a lo del Nobel, en Estocolmo deberían pensárselo. Seguro que todos los últimos premiados en Física, Química o Medicina lo han sido por trabajos que han podido desarrollar gracias a determinadas herramientas informáticas.

-A raíz de los problemas en las farmacias por el copago, escribió usted en La Voz que los errores nunca son informáticos.

-Lo que sucedió fue que se incluyó en el sistema el nuevo nomenclátor de medicamentos y, por las circunstancias, las cosas se hicieron deprisa y sin consultar a los expertos. Los sistemas son seguros. No existen errores informáticos, los fallos siempre son humanos.

-Aun así, sigue siendo muy difícil convencer a sus usuarios de que Internet es seguro, sobre todo en lo relativo a los pagos electrónicos. ¿Por qué?

-Ese mito se desmonta viendo cómo el camarero se lleva nuestra tarjeta para gestionar el pago en un restaurante, y nosotros perdemos su control por unos minutos. Por Internet el pago es más seguro. Solo hay que fijarse en que la dirección de la web comienza por https y que en nuestro navegador aparece un pequeño candado.

-¿Cómo llevan la crisis? ¿Les va mejor que a otras profesiones?

-La informática sigue siendo un sector muy pujante. La crisis también se nota porque damos servicios a muchas empresas de muchos sectores. Pero el nivel de desempleo es muy bajo. Entre nuestros colegiados no llega al 2 %.

-Hay informáticos que aseguran que haber estudiado en una universidad gallega es sinónimo de un empleo con un buen sueldo, porque, por experiencia, las empresas, incluso las de otros países, saben que un título gallego garantiza que se trata de un buen profesional.

-Es así, desde luego. Galicia puede presumir mucho de la formación y el talento de sus informáticos. Y fuera lo saben. Le pondré un ejemplo: cada año organizamos la Noite da Enxeñería en Informática, en la que concedemos varios premios. Uno de ellos es al mejor proyecto de fin de carrera. Pues bien, al ganador del año pasado lo han llamado de la Agencia Espacial Europea. Otro ejemplo es la plataforma de comercio electrónico de Inditex, diseñada en su gran mayoría por informáticos gallegos.

-Pese a todo, Galicia sigue estando por debajo de la media en los parámetros que miden la implantación de la sociedad de la información.

-Hay una gran brecha digital sobre todo por la edad y dispersión de la población, la orografía... Pero hay planes muy ambiciosos y la tendencia es a reducirla. Y a poco que miremos fuera, a las empresas y al comercio exterior, la situación de Galicia en lo que se refiere a ese tema no es tan mala.

Fernando suárez presidente del colegio profesional de enxeñería en informática

«Intentamos

dejar de hablar

un idioma incomprensible para la sociedad»

«Queremos definir las áreas en las que un informático debe tener responsabilidad»

Fernando Suárez, con la catedral de Santiago al fondo. álVaro ballesteros