El PP lograría un escaño más en todas las provincias salvo en Pontevedra

Pierde un acta sobre el sondeo de hace un año ante un PSOE que gana dos y un BNG que cede una

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La gestión de la crisis económica le pasa factura, pero el Gobierno de Feijoo mantiene todavía la confianza de una mayoría amplia de los gallegos de cara a las próximas autonómicas. Con un 45,4 % de voto sin decantar, la fotografía que deja el barómetro realizado por Sondaxe para La Voz sitúa al PP en disposición de alcanzar los 41 escaños y consolidar con tres más la ajustada mayoría absoluta de 38 que obtuvo en los comicios del 2009. Los populares ceden un acta respecto a los 42 que vaticinó el sondeo publicado por este periódico a finales de febrero del 2011, aunque mantienen un amplio colchón sobre un PSdeG que mejora sus expectativas de entonces y pasa de 23 a 24 escaños gracias al que arrebata al BNG, que queda con 10.

El desgaste por las decisiones adoptadas ante una coyuntura económica que sigue provocando malas noticias aflora en la intención de voto del PP. La encuesta le otorga el 46,1 % de los apoyos, frente al 48,8 % del barómetro de hace un año y al 46,7 % de los comicios del 2009. Este retroceso le costaría a los populares un escaño, siempre con la referencia del anterior sondeo electoral, con movimientos en tres de las cuatro provincias. Cederían un acta en A Coruña (13, uno más que en el 2009) y otra en Pontevedra (11, igual que en el 2009), aunque recuperarían una en Lugo (9, uno más de los obtenidos en las urnas). Ourense mantendría los 8 escaños que le adjudicaba el sondeo de febrero del 2011, uno más que en las autonómicas.

El PSdeG es el principal beneficiado del ligero desgaste que acusan los populares. Pasa de una horquilla de 21-22 actas en el barómetro del año pasado a 24 escaños, aunque permanece por debajo de los 25 que obtuvo en el 2009 la candidatura liderada por Touriño. La encuesta de Sondaxe concede a los de Pachi Vázquez el 26,9 % de los apoyos, lo que supone un punto más que en el barómetro del 2011 y 4,1 % menos que en las pasadas autonómicas. Los socialistas ven reforzadas sus previsiones en Pontevedra, donde llegarían a 8 actas, mejorando incluso las 7 que conquistaron en las urnas hace tres años. En A Coruña se quedarían con 7, una menos de las que tienen; en Ourense perderían otra sobre las 5 obtenidas en las autonómicas; y en Lugo, conservarían las 5.

Caída del Bloque

El panorama electoral pinta peor para el Bloque. La demoscopia sitúa a los nacionalistas con un 13,3 % de los votos en juego, que le daría 10 escaños, dos menos que en las elecciones del 2009, cuando recibió el 16 % de los sufragios. El pronóstico de Sondaxe también empeora el del anterior barómetro electoral, que situaba al BNG con una horquilla de 11-12 actas. El revés nacionalista se localizaría en Pontevedra y Lugo, con la pérdida de un escaño en cada provincia en relación a los últimos comicios autonómicos.

IU sigue alejado del Parlamento

El barómetro también deja otra conclusión significativa respecto a las escasas opciones de Izquierda Unida (IU) de retornar al Parlamento gallego. A pesar de que mejoraría de forma notable sus resultados del 2009, al subir del 1 % de los votos conquistados entonces a un 2,9 %, seguiría alejada todavía del 5 % necesario para sentar a un diputado en O Hórreo. La decisión de Fraga de subir el listón del 3 al 5 % para cerrar el paso a Esquerda Galega sigue pesando. Como ya sucedió en las generales, IU tiene sus mejores expectativas en Pontevedra.

En todo caso, el barómetro deja todavía mucho campo abierto hasta las autonómicas. Los datos sobre intención de voto dicen que el 21,5 % no saben si votarán o a qué partido lo harán y que el 12,9 % se abstendrán. El 16,1% no contestan. Hay partido.

Comentarios
 
Opinar
*Todos los campos son obligatorios ( Normas de uso )
Datos personales
Opinión