El «Patiño» cumplió las normas de la UE para repeler el ataque pirata

La Fiscalía de la Audiencia Nacional reclama prisión en España para los seis apresados.

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Fuentes oficiales del Ministerio de Defensa confirmaron ayer que desde el buque Patiño se siguieron «con pulcritud las normas de enfrentamiento» establecidas por la UE dentro de la operación Atalanta, para repeler el ataque pirata que sufrió el navío, con base en Ferrol, en la madrugada del miércoles al jueves.

Desde el barco de guerra se abrió fuego en dos ocasiones y siempre como respuesta a los tiroteos iniciados desde la pequeña embarcación. En ese cruce de disparos falleció un pirata, que fue arrojado al mar por sus compañeros, y quedaron heridos cinco de los seis apresados.

También el helicóptero embarcado que persiguió al esquife usó antes la megafonía que el armamento para que la lancha se detuviese. Las mismas fuentes han indicado que los seis detenidos se encuentran «confinados», con la pertinente atención médica para los heridos, aunque no se teme por la vida de ninguno de ellos.

También se ha confirmado de que el Patiño se encuentra plenamente operativo a pesar de haber recibido varios disparos en el casco y la chimenea y cumple con su misión como buque de mando del dispositivo europeo, coordinando las actuaciones tanto con los responsables en tierra como con el resto de unidades desplegadas en el Índico.

El proceso legal

Por lo que respecta a los pasos que se están dando desde el punto de vista legal para resolver la situación de los detenidos, la Fiscalía de la Audiencia Nacional confirmó ayer que ha pedido al juez Eloy Velasco, que se encarga del caso, que reclame la entrega a España de los seis piratas apresados y que ordene su ingreso en prisión provisional.

Tras haber recibido la notificación oficial del suceso por parte del Ministerio de Defensa, la fiscal Teresa Sandoval ha remitido un escrito al juez en el que explica que los hechos podrían constituir un delito de piratería y de depósito de armas de guerra, y en el que apunta la procedencia de procesar en España a los detenidos (Mohamed Said Mohamed; Mohamed Adén; Issah Abdullah; Mohamed Abdullah; Mohamed Said, y Abidllahi Mohamed, de edades que oscilan entre los 25 y los 33 años y para los que reclama prisión provisional) ya que se trató de un ataque a un buque español en aguas internacionales.

En el informe proporcionado por Defensa se especifica que un centinela detectó el esquife con «seis-siete» personas a bordo, que iniciaron los disparos y estos fueron «contestados por los soldados españoles».

Fusiles AK-47

Los piratas mantuvieron el fuego y se estima que hicieron «en torno a cincuenta» disparos con fusiles AK-47. Este intercambio de munición duró «entre uno y dos minutos». Luego el helicóptero embarcado salió en persecución del esquife, que se había dado a la fuga, hasta que se detuvo -tuvo que lanzarse otra ráfaga- y se apresó a los ahora detenidos.