«Dejarlo todo para poder escribir fue la decisión más acertada de mi vida»

Tras el éxito de «Predestinados», la autora ferrolana regresa a las librerías con una novela en cuyas páginas asoman paisajes tan familiares como la playa de La Fragata


ferrol / la voz

Hace dos años, a la ferrolana Eva Loureiro Vilarelhe le dio una «arroutada» y decidió abandonar su trabajo como profesora de portugués para dedicarse a cultivar una pasión que había alimentando desde pequeña leyendo a autores como Saramago, Jorge Amado, Clarice Lispector o Mia Couto. Aquello significaba darle la espalda a la seguridad de un empleo por un futuro frágil e incierto, pero ahora, mirando atrás, no se arrepiente ni lo más mínimo de aquel atrevimiento. «Dejarlo todo para poder escribir fue la decisión más acertada de mi vida», dice satisfecha Loureiro, quien hace solo un año lanzó al mercado Predestinados, su debut editorial y primera obra de una trilogía que ya está terminada.

Promocionada por el sello Caligrama como una autora «indie» de novela romántica, la escritora acaba de subir un peldaño más en su trayectoria literaria con la publicación de una nueva novela de enigmático título: Cuando las nubes están rosas, es que va a llover. Loureiro explica que se trata de la segunda parte de su trilogía, «una saga familiar» que comenzó con la historia de amor y superación de Beatriz Morgade en Predestinados, y que ahora, en esta nueva obra, cede el protagonismo a Akira, uno de los hijos de aquella ferrolana de ficción surgida de la imaginación de la escritora. «El libro narra la historia de un amor que parece imposible, el de Akira y una chica a la que conoció siendo un niño, pero, como ocurría en Predestinados, también se detiene en otros temas, como la importancia que tiene la familia o la amistad para afrontar las dificultades», anota la autora.

Pero esos no son los únicos puntos en común entre la primera y segunda parte de la trilogía. Como en Predestinados, Ferrol vuelve a asomar en este libro como uno de los escenarios en los que se desarrolla la historia de los protagonistas. «Akira es un surfista profesional que vive en Hawái, pero está vinculado a Galicia porque su madre nació en Ferrol, donde toda la familia se suele reunir en el mes de septiembre; además, ganó el campeonato del Pantín Classic y está enamorado de las playas de la zona», explica Eva Loureiro, al tiempo que apunta que en las páginas de esta segunda entrega afloran lugares tan familiares como la playa de La Fragata, en Covas, o el Camino Inglés.

Tras haber firmado ejemplares de Cuando las nubes están rosas, es que va a llover en el Sant Jordi barcelonés, la escritora se prepara ahora para presentar su nueva criatura literaria en su ciudad natal. Lo hará este mismo viernes en la librería-cafetería Lea de la calle Arce y Loureiro está convencida de que entre el público asistente no solo habrá rostros femeninos. «Mi libro se enmarcar dentro del género de novela romántica, pero yo no creo que exista eso que llaman literatura femenina. De hecho, me consta que mis libros los leen tanto hombres como mujeres», señala rotunda.

Además, a Loureiro le molesta que muchos consideren la novela romántica como un género menor -«porque no hay géneros buenos o malos, sino libros buenos o malos»- y, en cualquier caso, cree necesario reivindicar el papel de las mujeres en la literatura. «Podemos encontrar a escritoras buenísimas a lo largo de la historia, pero, sin embargo, ninguna está encumbrada como un Shakespeare o un Cervantes», lamenta.

EN CORTO

Presentación. Eva Loureiro (Ferrol, 1970) presenta su segunda novela este viernes, a las 20.00 horas, en la librería-cafetería Lea.

Bloguera. Filóloga de formación y escritora por vocación, Loureiro cuenta con dos blogs en los que publica relatos cortos y poemas: Shooting Stars (en español) y Twinkling Stars (en inglés).

Votación
4 votos
Comentarios