¡Ponte a fregar, hombre!

Hombre, mayor de 40 años, que no hace ejercicio y ve mucha televisión. Es el perfil de riesgo para sufrir sobrepeso y obesidad. Pero un estudio de la Universidad de Granada tiene la solución: ponerse las pilas en las tareas domésticas. Está demostrado que mejora la salud cardiovascular.

.

16/04/2017 18:26 h

No es broma. Lo dice un estudio de la Universidad de Granada publicado por la Revista Española de Cardiología. Realizar tareas domésticas podría mejorar la salud cardiovascular de los hombres obesos, porque, aseguran, las personas que habitualmente friegan, cocinan o barren presentan mejor perfil cardíaco. En la investigación participaron 2.698 personas de entre 25 y 79 años, y científicos de la Universidad de Granada y del Sistema Extremeño de Salud, que han demostrado que usar más la fregona y la escoba podría servir para mejorar la salud cardiovascular de los hombres obesos y reducir el riesgo que padecen de sufrir diabetes y enfermedad cardiovascular.

Los investigadores partieron de un concepto muy novedoso en el ámbito de la ciencia, el del obeso metabólicamente sano (OMS), que hace referencia a un grupo de individuos obesos que parecen estar protegidos de las principales complicaciones cardiometabólicas asociadas a la obesidad.

La autora principal de este trabajo, Virginia Ariadna Aparicio García-Molina, del departamento de Fisiología de la Universidad de Granada, ha explicado que los participantes con el fenotipo obeso metabólicamente sano presentaron mayores niveles de actividad física de cualquier tipo y mejor cumplimiento de las recomendaciones que los individuos con alteraciones metabólicas, sean obesos o no.

«Cuando incluimos la actividad física doméstica en el sumatorio, los niveles totales de actividad física del grupo obeso metabólicamente sano son mayores que ambos fenotipos de perfil metabólico adverso», ha resumido. «Un hallazgo importante de este estudio es que las mujeres presentaban mayores niveles de actividad física si se tiene en cuenta la doméstica, y esto podría explicar en parte la mayor proporción de OMS en ellas», ha explicado. Aparicio García-Molina.

De igual modo, los mayores niveles de actividad física observados en las mujeres también podría explicar en parte el perfil cardiometabólico más favorable observado en ellas, con independencia del fenotipo de tamaño corporal.

Los datos de la Universidad de Granada enlazan con los de otro estudio científico, el ANIBES, publicado en la revista científica PLoS ONE. Según este, en España, ser hombre y con una edad superior a los 40 años; ver la televisión bastante, o muy a menudo; y no realizar actividad física se asocia con un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad general y abdominal. Por el contrario, tener un mayor nivel educativo o ser fumador; dedicar más de 150 minutos a la semana a realizar actividad física de intensidad vigorosa; y dormir 7 o más horas al día se asocia con una protección frente a la obesidad.

En los resultados, el sobrepeso, obesidad general y obesidad abdominal eran significativamente superior en la población masculina. (40,5% en los hombres frente al 31,4% de mujeres). en lo que se refiere a la obesidad general, el 22,7% de la población masculina la padecía, frente al 17,3% de la población femenina; por último, el 64,7% de los hombres tenían obesidad abdominal, mientras que entre las mujeres esta cifra descendía al 52,5%.

«Si nos centramos en el estudio científico ANIBES el aumento del riesgo de desarrollar sobrepeso u obesidad en hombres podría venir determinado por las diferencias en los patrones de actividad física, o de hábitos alimentarios, que existen entre la población masculina y femenina», afirma la doctora Rosa Mª Ortega, catedrática de Nutrición de la Universidad Complutense de Madrid.

Votación
4 votos
Comentarios