El «dieselgate» pincha en España y el 90 % de los afectados arreglan el coche

Solo un 5 % de los usuarios españoles piden una indemnización por vía judicial

.

redacción / la voz

En España hay 700.000 conductores que tienen un coche del grupo Volkswagen trucado para burlar la ley de emisiones y que parezca que contamina menos de lo que realmente lo hace. Hay muchos fabricantes bajo sospecha (PSA, Mitsubishi, Daimler), pero hasta el momento el escándalo del grupo alemán es el único que tiene entre sus 11 millones de afectados en el mundo a clientes españoles. Casi 30.000 compraron su coche en Galicia.

El fabricante ha asumido el compromiso de reparar el fallo de forma gratuita, con dos años adicionales de garantía. El arreglo es voluntario, pero esa es la opción elegida por el 92 % de los usuarios afectados, frente a un 5 % que han optado por denunciar a la multinacional y reclamar una indemnización. Existe un pequeño porcentaje de usuarios que desconocen la situación o bien han decidido no modificar su vehículo, según explican fuentes de la red comercial gallega.

A diferencia de las medidas adoptadas en Estados Unidos, en donde el grupo Volkswagen ha tenido que recomprar los vehículos manipulados (casi medio millón de unidades), acatando así el mandato de los tribunales norteamericanos, en Europa, la solución que ha dado el fabricante pasa por rectificar el software trucado.

«Tenemos todas las soluciones, para todos los modelos afectados, disponibles en los talleres», confirman fuentes de Volkswagen España. La multinacional no entra a valorar la baja incidencia que el caso está teniendo en los tribunales. «No hacemos comentarios sobre procedimientos judiciales», zanja.

Después de casi dos años, la Audiencia Nacional ha encomendado a la Agrupación de Afectados por Volkswagen que reúna en una demanda conjunta a todos los afectados para «agilizar» el proceso, no «perjudicar» el desarrollo del caso y coordinar la defensa, según el presidente, Antonio Heredero González.

Según afirman desde la agrupación, «los dueños de estos coches tienen derecho a una compensación económica» que puede estar «entre el 10 y el 20 % del precio del vehículo». Además, denuncian que la modificación en el coche supone «un aumento de entre el 10 y el 15 % del consumo de combustible» que va ligado al aumento de las emisiones de CO2, «un mayor coste del mantenimiento del coche» a causa de la válvula EGR y una «disminución de las prestaciones». Tres acusaciones que siempre ha negado Volkswagen y que los peritos de ambas partes deben demostrar en el proceso penal.

Confianza del mercado

La Agrupación de Afectados por Volkswagen solicitará en los próximos días, a través del Ministerios Fiscal, a la DGT que cambie su postura respecto al dieselgate. Hasta la fecha, recomiendan «reparar el vehículo asegurando que no va a tener consecuencias» y van a exigir que «se dirijan a los afectados que fueron víctimas de un delito para que soliciten las indemnizaciones».

Lo cierto es que el mercado español ha mantenido su confianza en Volkswagen a pesar del fraude. La marca alemana acumuló en el 2016 un total de 180.136 matriculaciones de automóviles, un 8,5 % más que en el ejercicio anterior y dato más alto desde el año 2007.

Votación
20 votos
Tags
Comentarios