El Estado fuerza la nacionalización de Bankia para garantizar su futuro

Entrará directamente en el capital, convirtiendo 4.464 millones de preferentes en acciones

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.
Ballesteros | Efe
Ballesteros | Efe

Bankia será nacionalizada. El cuarto mayor banco de España (10 millones de clientes y más de 400.000 accionistas) se convertirá en la cuarta entidad tutelada por el Estado, junto con Novagalicia Banco, Catalunya Banc y Banco de Valencia (estas dos últimas en fase de subasta).

A petición del consejo de administración, presidido por José Ignacio Goirigolzarri, que ayer asumió el mando de la firma, el Gobierno tomará el control de Bankia a través de su matriz BFA (Banco Financiero de Ahorro), mediante una operación que conllevará la conversión en capital de los 4.465 millones de euros en preferentes inyectados en BFA por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB 1) en diciembre del 2010 para realizar la fusión de las siete cajas de ahorros que componen esta entidad, considerada pieza clave del sistema financiero español.

«El Gobierno está ejerciendo el derecho recogido en una de las cláusulas del FROB 1 que permite exigir la conversión de preferentes en acciones ante los malos resultados de una entidad o en caso de que vea imposible su recuperación», explicaron ayer fuentes financieras.

Dicha conversión deberá ser autorizada por el Banco de España y por el resto de autoridades competentes españolas y comunitarias, según aclaró el organismo regulador en un comunicado en el que emplaza a la entidad a presentar en el plazo más breve posible un plan reforzado de saneamiento.

Al capitalizar la ayuda del FROB, el Estado tendrá una participación en BFA próxima al 49 %. El resto del capital sigue en manos de las siete cajas de ahorros que conforman el grupo BFA, que además de ser el mayor accionistas de Bankia (con el 45,3 %) ejerce de banco malo (donde se acumulan los activos inmobiliarios).

Con la solicitud por parte de Goirigolzarri de que el Estado sea accionista mayoritario de Bankia consigue dos objetivos fundamentales: hacer «limpia» en el consejo de administración, cambiando totalmente a los ejecutores de la antigua gestión y, lo que es más llamativo, sacar de en medio a las siete cajas que constituyen BFA. Es decir, se hará una valoración de la matriz de Bankia, que será muy reducida por la situación, y el capital público tendrá un poder absoluto. El proceso tiene mucha similitud con el vivido ya en Galicia.

Ya como presidente, Goirigolzarri lanzó un mensaje tranquilizador a clientes e inversores: «Quiero transmitirles confianza en el proyecto de futuro de forma clara». En alusión a la plantilla, integrada por 21.538 personas, afirmó que «con el trabajo de estos profesionales Bankia va a ser más fuerte, rentable y potente».

«Nada que temer»

A la plantilla también se dirigió ayer Rodrigo Rato. En una carta de despedida, afirmó que «Bankia no tiene nada que temer, porque es una entidad sólida y con recursos». En el texto, reconoce que «siempre es posible hacer las cosas mejor».