Hacienda embarga todos los ingresos del Deportivo

La gestión de Lendoiro deja al club en una muy difícil situación económica

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Hacienda ha embargado todos los ingresos del Deportivo. Dinero procedente del contrato de televisión, de publicidad, taquillas, patrocinios, seguro de descenso... ha dejado de llegar a las arcas de la entidad blanquiazul debido a la enorme deuda acumulada durante la gestión de Lendoiro. Este nuevo escenario deja al club en una difícil situación, al quedarse sin la totalidad de sus ingresos cuando apenas ha comenzado el mes de noviembre y queda por delante la mayor parte de la temporada.

Hacienda ha puesto a andar su pesada, pero poderosa, maquinaria para cobrar la deuda global del fútbol lo antes posible. En el caso coruñés, ya echó las redes sobre el contrato de televisión, que es la principal fuente de ingresos deportivista. Sobre dicho contrato, cuya cuantía total es cercana a 18 millones, se han embargado en una primera instancia 14. Se da la circunstancia de que el dinero del contrato de televisión había sido usado como garantía de cobro por otros acreedores, como Novagalicia y Banco Gallego.

Además del dinero de la televisión, Hacienda ha embargado la recaudación obtenida en el partido ante el Barcelona, el más importante de los disputados este año en Riazor, en el que se registró casi un lleno. También se han producido embargos sobre parte de los ingresos procedentes de Santa Mónica Sports, empresa que gestiona la publicidad estática del Deportivo y que debería reportar anualmente al club algo más de tres millones de euros. Se da la coincidencia de que el Atlas mexicano también encontró en esta empresa la forma de ir cobrando la deuda por Guardado y Colotto. Otros ingresos embargados por el fisco son los procedentes de Estrella Galicia y Vodafone, con la que hace poco más de un mes firmó el Deportivo un acuerdo de patrocinio de una grada de Riazor. Recientemente, Hacienda se hizo con una cantidad cercana al medio millón de euros procedente del todavía vivo seguro de descenso.

El Deportivo ingresó en su anterior campaña en Primera División 32 millones de euros según se recoge en la memoria del ejercicio 2010-2011. El volumen total por el que embarga Hacienda no se conoce, pero a tenor del dinero retenido hasta la fecha se deduce que, entre otros múltiples consecuencias, podría haber serios problemas de pago a los jugadores.

Hasta hace poco, Lendoiro había jugado con la laxa actitud de la Agencia Tributaria con los clubes de fútbol. Pero las cosas han cambiado. Desde hace unos meses, el Gobierno ha mostrado una firme voluntad de acabar con la mastodóntica deuda del fútbol profesional con el Estado, que llegó a alcanzar una cifra superior a los 110.000 millones de pesetas. Y así han trascendido los serios problemas que está pasando el Euromálaga, bloqueado por Hacienda; o el Atlético de Madrid, quien tras ser sometido a un férreo marcaje pagó recientemente 32 millones. Otros como el Villarreal, saldaron su deuda voluntariamente con dinero del bolsillo del propio presidente Fernando Roig. Pero hasta la fecha no había trascendido la verdadera situación del Deportivo, que es el segundo deudor del erario público tras el Atlético de Madrid.

El montante global de la deuda sigue siendo un misterio. En sus últimas cuentas, Lendoiro reconocía unos 34 millones de euros (más de 5.600 millones de pesetas). Pero otras fuentes llegaron a apuntar un débito cercano a los quince mil millones de pesetas (90 millones de euros).

¿Podrá seguir funcionando el club en tales circunstancias? Esa es la pregunta que se hacen los seguidores deportivistas, que hasta la fecha han mostrado un apoyo incondicional a sus colores, soportando la pésima gestión económica de Lendoiro. De momento, el presidente ha silenciado la situación y no ha creído oportuno dar ningún tipo de explicaciones sobre cómo solucionará esta crisis.