Aparece varada en la costa de Carnota una estación metereológica flotante de Miami

El temporal arrastró el artefacto hasta la otra punta del Atlántico

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Los temporales acercan al litoral de Galicia los más diversos objetos, como el que apareció ayer varado en la localidad de Lira, en Carnota. Se trata de una estación procedente, nada menos, que de las costas de Florida, a casi 7.000 kilómetros de distancia. Consiste en una plataforma de hierro de unos 30 metros cuadrados que tiene en su parte superior cuatro elementos debidamente sellados, posiblemente para salvaguardar los elementos de medición que hay en el interior de la estructura. También hay evidencias de las antenas con las que estaba equipada, y de las que ya solo quedan los restos después de tan larga travesía.

Siguiendo el rastro

En la parte inferior posee un elemento para su anclaje, pero, al parecer, hace un año que soltó amarras y, desde entonces, los responsables americanos encargados de su mantenimiento le han ido siguiendo la pista sin quitarle ojo.

El mar y los temporales la trajeron, la pasada madrugada, a punta de Os Remedios, en Lira, donde quedó varada junto a unas rocas. De forma inmediata, desde el 112 se alertó tanto al grupo de emergencias de Muros como a la Policía Local y a la Guardia Civil de Carnota para que intentasen sujetar la estructura de forma que no volviera a retomar su travesía marítima.

Un amplio dispositivo se desplazó hasta la zona para cumplir con las directrices marcadas y, por el momento, la plataforma está perfectamente encajada entre unas rocas. Lo que se determinará en las próximas jornadas es si debe retirarse la estructura de este lugar con destino al continente americano o si, por el contrario, son sus responsables quienes se encargan de recuperarla.

El hecho de que se trate de una estructura que permite la recogida de datos para la realización de estudios ha motivado que, por lo que parece, existiese un control estricto sobre su recorrido marítimo. Sin embargo, el hecho de que estuviese a la deriva tan cerca de la costa también constituía un peligro para la navegación de las embarcaciones pesqueras de la zona, dado que se trata de un gran artefacto de hierro.

Los temporales que han acercado la estación hasta la costa gallega parecen a punto de dar paso a una paulatina mejoría del tiempo. Hoy Galicia vivirá una jornada de transición, con lluvias intermitentes y una ligera bajada de las temperaturas mínimas, antes de que mañana lunes llegue un nuevo frente. El problema hoy volverá a situarse en el mar, con olas de entre cinco y siete metros en todo el litoral hasta primera hora de la tarde, una situación que ha provocado que se marque la alerta naranja en la costa.