Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Tratan a 106 huéspedes de un hotel de Vilanova por una posible intoxicación alimentaria

Los afectados, participantes de la Basket Cup, sufrían vómitos, diarrea y fiebre, y dos tuvieron que ser ingresados

Vilagarcía / La Voz, 27 de marzo de 2016. Actualizado a las 00:16 h. 16

0
0
0
0

El viaje a Galicia acabó mal en esta ocasión. Los clubes de baloncesto 6,25 Ponferrada y Agustinos de León volvieron un año más a Vilagarcía para participar en la Basket Cup, pero ayer ya no pudieron jugar. El viernes los chavales empezaron a sentirse indispuestos; diarreas, vómitos y fiebre fueron tumbando en la cama primero a unos pocos y después al resto. De las 110 personas que se alojaron en el hotel Hermida de Vilanova, 106 fueron tratadas por estos síntomas y dos menores precisaron atención hospitalaria, según los datos ofrecidos por el servicio de emergencias 061.

Ninguno de los pacientes pasó por situaciones de gravedad, pero los cuadros de deshidratación obligaron a suministrarles a varios de ellos suero por vía intravenosa en el propio hotel. La mayoría de los afectados son jugadores de entre 10 y 18 años, aunque también hay algún entrenador y directivo. Todos se alojaban en el mismo establecimiento, lo que hace pensar que el foco del mal parte de allí.

Sospechan del agua

Los padres y directivos consultados sopesan que podría tratarse de una intoxicación por la ingesta de agua en mal estado. «Los niños decían que estaba turbia», apuntaba Luis Gutiérrez, padre de una de las niñas afectadas. Pero desde el hotel descartan esta posibilidad. El agua de la cena del jueves era embotellada, aunque se sirviera en jarras, matizan, y el agua del grifo proviene de la red municipal, de manera que su salubridad debería estar garantizada, argumentan.

En cuanto a los alimentos, en el hotel afirman que no hay motivo para desconfiar. El menú de la cena del jueves fue sopa y chuletas y el de la comida del viernes consistió en lentejas y pollo asado, ni siquiera había verduras u hortalizas crudas que pudieran representar un foco de contaminación, señalaban las mismas fuentes. «Maionesa xa só a servimos en sobre e non vemos que houbera nada de aquí que lles puidera facer dano». «Eu penso que foi un virus que xa traían algúns rapaces e contaxiáronse uns a outros», señaló José Hermida, propietario del establecimiento.

Más allá de intoxicaciones puntuales por comer marisco, nunca, en los treinta años que lleva al frente del negocio, se encontró con una situación similar. «Sinto moito que pasara isto porque son clientes de moitos anos», añadió el empresario.

Más que un hotel, su establecimiento parecía ayer al mediodía un centro de salud. En las habitaciones descansaban varios chicos que fueron atendidos por dos médicos y el vestíbulo estaba colapsado por niños que, aunque recuperados, bebían una especie de infusión, y de padres esperando a sus hijos. Aquellos que se fueron recuperando, emprendieron ayer viaje a su tierra mientras que el campeonato siguió su curso, aunque con un partido menos.

El 6,25 Ponferrada fletó dos autobuses para acudir al torneo de baloncesto a mayores de los coches que utilizaron los adultos para desplazarse a Vilagarcía. Y la comitiva del Colegio Agustinos de León la formaban 63 personas. Unos y otros son asiduos a la Basket Cup y repetían en el hotel Hermida.

Ninguno de sus equipos salió ayer a la cancha, pero eso no impidió que el campeonato siguiese su curso. Según la organización, solo hubo que suspender un partido. Eso sí, a los chavales no les iba a faltar la camiseta de regalo del torneo, según explicó Mariola Sánchez, que ayer por la mañana acudió a Caleiro (Vilanova) para interesarse y ayudar en todo lo que fuera necesario.

Por su parte, el hotel se prestó para que los enfermos se quedaran en las habitaciones hasta que se repusieran. Afortunadamente para la empresa, no tenían más huéspedes que los pertenecientes a los clubes de baloncesto ni ayer tenían previstas entradas de otros grupos.

Publicidad

Comentarios 5