Arriva renuncia a la línea de transporte entre Ferrol y Ribadeo

La Xunta «garantiza» el servicio a partir de agosto, cuando vencerá el contrato

j.a.
ferrol, ribadeo / la voz

La empresa Arriva Noroeste ha renunciado a seguir gestionando el transporte regular en la línea Ferrol-Ribadeo, por lo que a partir de agosto, cuando vence el contrato, dejará de prestar servicio de Ferrol a Viveiro, y de Viveiro a Ribadeo (y viceversa). Monbus (la antigua Rialsa) hará lo propio entre Ferrol y Covas, y de Ferrol a Valdoviño y Cedeira; y Autocares Capela dejará de operar entre Ferrol, Fene y Filgueiras.

La Xunta informó de ello a los regidores de Ferrolterra, Ortegal y Eume en una reunión el miércoles en Ferrol. En ella explicó que la Consellería de Infraestruturas garantiza la prestación del servicio público a partir de agosto y ve una oportunidad para mejorarlo, con sistemas de transporte «en función da demanda, ou baixo demanda, nas localidades máis dispersas».

Sin embargo, en A Mariña la noticia era desconocida. El alcalde de Ribadeo, Fernando Suárez, por ejemplo, manifestó que nadie le había informado de esta nueva situación que se crea.

En todo caso, en la reunión en Ferrol la Xunta expuso que entre las alternativas a estudio figura el aprovechamiento de las líneas de transporte escolar, compartidas con otro tipo de usuarios, o la contratación de taxis, que funcionen de manera combinada con los autocares. Para la nueva planificación han pedido ayuda a los concellos, que deberán aportarles información detallada de las necesidades básicas de transporte por carretera.

El alcalde de Burela y presidente de la Mancomunidad, Alfredo Llano, manifestó que el asunto tiene la suficiente importancia para ser tratado, al igual que en Ferrol, también en A Mariña y expresó su confianza en que la Xunta inicie un ciclo de reuniones informativas también en esta zona. Apuntó que sí estaba al tanto del proceso en marcha de la reconversión de las líneas de transporte en autobús, pero no de la decisión de Arriva. Al respecto, apuntó: «Cando hai un proceso aberto tamén hai que ver as estratexias que teñen as empresas. Sempre é preocupante todo o que supoña unha ameaza para un servizo público. Temos que garantir o transporte en autobús e en tren, pero tampouco sería xusto que sexan os cidadáns os que cos seus impostos carguen co déficit que poda supoñer algunha liña. Hai que buscar fórmulas para que as empresas obteñan un rendemento e supoño que neso é no que se está».

Las reacciones que llegaban desde Ferrol eran dispares. El regidor de Cariño, José Miguel Alonso Pumar, no aceptará «asumir competencias impropias, salvo con la financiación correspondiente», y es partidario de «alternativas imaginativas» que puedan mejorar un servicio hasta ahora muy deficiente. Su homólogo de Valdoviño, el también socialista Alberto González, criticó que la Xunta no les haya informado con más tiempo.

El gobierno ferrolano urge a Xunta y empresas «unha solución que evite que os veciños da zona rural queden sen servizo». La edila de Mobilidade, María Fernández Lemos, lamentó que Rialsa no hubiese comunicado al Concello su intención de renunciar.

Adjudicación directa

Tras la renuncia de las empresas concesionarias, la Xunta procederá a la adjudicación directa de los servicios, hasta que se implante el Plan de transporte público de Galicia, con la reordenación de todos los servicios, que deberá estar lista en el año 2019.

Votación
2 votos
Comentarios