Volver

La gestación revelada En el útero materno: viaje al interior de la vida

Las nuevas técnicas fotográficas nos permiten desvelar la “magia” que se desarrolla en el útero que desarrolla un nuevo ser vivo. También en los animales. Acompáñanos en este viaje, tierno y sorprendente, al interior de la vida.

Por Fátima Uribarri | Fotografía: Heidi & Hans-Jürgen Koch

Martes, 03 de Octubre 2023, 14:00h

Tiempo de lectura: 4 min

Es el paraíso. Hace calor y se está cómodo, a salvo de los peligros. Y puedes pasarte todo el día dormitando. No tienes que preocuparte por la comida, ni siquiera de respirar. Ahí está ese gatito de la foto de arriba, a punto de nacer, tras pasar dos meses dentro del cuerpo de su madre. Mide 15 centímetros y llegará al mundo con los ojos totalmente cerrados.

alternative text
El lémur, unas manos casi humanas. Con siete semanas, el embrión de un lémur apenas se distingue de uno humano. A partir de ahí comienzan a diferenciarse. Aunque las manos de este primate a punto de nacer, tras 140 días de gestación, tienen aspecto humano.

La vida transcurre plácida en el entorno cálido, seguro, húmedo y oscuro que ofrece el interior del útero materno antes de salir al mundo exterior. Y si no es el cuerpo de la madre el que ofrece tan acogedor refugio, el que lo hace es el huevo, como ocurre con las aves y la mayoría de los reptiles. En uno u otro lugar, un ser vivo, un individuo completo, crece a partir de una diminuta célula fecundada

alternative text
Un bebé de 100 kilos. Tras cuatro meses en el vientre materno, este elefante africano mide 25 centímetros. La elefanta lleva dentro a su retoño algo más de 20 meses. Al nacer, el bebé mide unos 90 centímetros de largo y pesa entre 70 y 100 kilos.

Los científicos llevan generaciones intentando profundizar en este fenómeno fascinante. Pero solo ahora, con sofisticadas resonancias y escáneres y los análisis genéticos, han conseguido lanzar una mirada minuciosa sobre los procesos que conducen al desarrollo de una nueva criatura.

Para obrar su milagro, la naturaleza necesita un plazo de tiempo variable, dependiente del tamaño de la especie y de si el recién nacido tendrá que ser autónomo desde el mismo momento de nacer o de si seguirá madurando ya fuera del cuerpo de la madre, como sucede con el canguro. Sea como fuere, el proceso que da pie a un ser vivo comienza en todas las especies con el mismo fenómeno: la división celular. Tras la fecundación, el óvulo se estrecha y luego se divide en dos mitades.

alternative text
Un puercoespín con las púas listas. Tras un mes en el útero materno, esta cría de erizo común ya tiene el tamaño de un dedo índice. Al nacer, a los 45 días de gestación, sus cerca de 100 púas siguen siendo blandas y solo adquirirán su color y dureza un tiempo después.

A continuación, cada una de esas mitades vuelve a dividirse. Y luego lo hace otra vez, y otra, y otra más. Este cúmulo de células no tarda en agruparse para formar una esfera hueca, que se pliega hacia dentro, se estrecha y se ensancha, se hincha y se deforma hasta que finalmente acaba surgiendo un lagarto, una gallina, un león o un ser humano, todos con sus correspondientes órganos internos.

En las primeras fases de desarrollo, los embriones de todos los mamíferos son casi idénticos

Durante la fase temprana de su desarrollo, los embriones de todos los animales mamíferos guardan un parecido sorprendente. El descubridor de este fenómeno fue el zoólogo alemán Karl-Ernst von Baer, ya en la primera mitad del siglo XIX. Por error, este científico había intercambiado en su laboratorio tubos de cristal con embriones de distintos animales.

alternative text
El armadillo, un parto de cuatro mellizos. Las hembras de armadillo, tras un periodo de gestación de 120 días, alumbran casi siempre cuatro crías. Eso es porque, tras la fecundación, el cigoto se divide en cuatro dando lugar al desarrollo de cuatro mellizos idénticos.

Así se dio cuenta de que, por mucho que se esforzara, era incapaz de determinar a qué especie correspondía cada espécimen. Von Baer siguió investigando y descubrió que los embriones de especies diferentes solo empezaban a adquirir sus rasgos propios en fases avanzadas de su desarrollo. Charles Darwin se valió tiempo después del descubrimiento de Von Baer para sustentar su teoría de la evolución, según la cual todos los animales de este planeta tienen un origen común.

Pero ¿cómo se controla la transformación paulatina de un grupo. de células en un organismo completo? ¿Cómo consigue cada componente encontrar su lugar en todo el conjunto? ¿Cómo adquieren las células sus características diferenciadoras? ¿Y cómo se organizan para formar garras y manos, cabezas y fauces, ojos y demás órganos? La respuesta que los biólogos han encontrado para estas preguntas es sorprendente: a pesar de todas sus diferencias, la naturaleza cuenta con un único sistema rector para la constitución de los distintos organismos.

alternative text
Un ternero que ganará 40 kilos en 280 días. Un feto de ternera de apenas 65 días de gestación en su saco amniótico. Aún le quedan siete meses para abandonar el útero. Al nacer, tras una gestación de más nueve meses, pesará 40 kilos.

Un complejo juego de hormonas, factores de crecimiento y los llamados 'genes homeóticos' regulan la formación de un organismo nuevo en el interior del seno materno. Los científicos todavía no conocen todo este arsenal de factores de carácter hereditario, pero sí tienen clara una cosa: es universal.

Una vez que estos genes rectores han concluido su trabajo y un conjunto indiferenciado de células se ha transformado en un embrión, el ser en formación solo tiene una tarea en el interior de la placenta: crecer, crecer y crecer. Cuando por fin llega el momento de salir al exterior, el feto maduro envía una señal hormonal. De esta manera se puede decir que es el propio feto el que determina el día del nacimiento.


MÁS DE XLSEMANAL
Recetas de Martín Berasategui

Una noche oriental: tres sutiles recetas japonesas para sorprender a tus invitados

«Hasta con la comida que me daba creaba un cuento»

Podcast | Ana María Matute, mi madre

«Los últimos días sabía lo que iba a pasar y lo vivió con mucha serenidad»

Mi madre, Ana María Matute