Volver

En busca de la eterna juventud Tiempo de muda, desprenderse de la piel para seguir creciendo

Como un ave fénix, muchos animales renacen cada tanto de sus cenizas al desprenderse de su antigua piel para seguir creciendo. En la Antigüedad, el fenómeno era la evidencia de que era posible alcanzar la eterna juventud. El verano es el momento perfecto para contemplar este milagro.

Por Fernando González Sitges

Miércoles, 28 de Junio 2023, 14:00h

Tiempo de lectura: 5 min

Pedanio Dioscórides, famoso por sus conocimientos médicos en todo el mundo antiguo, permanecía hipnotizado mirando fijamente el suelo. Allí, a la sombra de un arbusto, una culebra de escalera comenzaba a mudar su piel. El médico griego había oído hablar de una prodigiosa capacidad de las serpientes, pero jamás había tenido la oportunidad de comprobar la veracidad de la historia. La culebra parecía petrificada. Su cuerpo, su piel e incluso sus ojos habían adquirido un tono ceniciento que hizo dudar al médico si el reptil había muerto. Pero la serpiente se movía; poco, espasmódica y tímidamente, pero se movía.

Contenido exclusivo para suscriptores
La Voz
Suscríbete
para seguir leyendo
Lee sin límites toda la información, recibe newsletters exclusivas, accede a descuentos en las mejores marcas y muchas más ventajas