Secciones

Tu edición

La fragata Méndez Núñez pone rumbo a Estados Unidos

La F-104 parte este jueves hacia Norfolk (Virginia), donde iniciará un adiestramiento previo a la vuelta al mundo que realizará con un grupo de combate norteamericano

La Voz de Galicia

Después de muchos preparativos, tanto del buque como de la dotación, ha llegado el momento de la verdad para la Méndez Núñez. La fragata parte este jueves desde su base, el Arsenal de Ferrol, hacia Estados Unidos, el país que protagonizará su 2019. Así lo confirmaron fuentes de la Armada a La Voz, por lo que comienza uno de los despliegues más importantes en la trayectoria de la F-104, que se asemejará a los que hicieron en el pasado otras unidades de la serie F-100.

El Ministerio de Defensa español y la Marina de Estados Unidos firmaron, el pasado mes de agosto, un Memorando de Entendimiento que sirvió para amparar la integración de la fragata en el Carrier Strike Group Twelve, el Grupo de Combate CSG-12. Está compuesto por unidades norteamericanas y liderado por el imponente portaviones Abraham Lincoln (CVN-72).

Este despliegue tendrá dos fases y, por lo tanto, es la primera de ellas la que comienza ahora. Consiste en un adiestramiento avanzado, denominado C2X, que se llevará a cabo durante este mes y el siguiente. Para ello, el buque tendrá su base establecida en Norfolk (Virginia).

Si todo sale bien estos dos meses, que se espera que sea así, la F-104 estará lista para el despliegue propiamente dicho. No obstante, antes de iniciarlo, regresará a Ferrol, donde pasará el mes de marzo completo. A partir de abril será cuando se incorporará, en las proximidades del estrecho de Gibraltar, al grupo de combate norteamericano.

Esta segunda fase se puede etiquetar como una vuelta al mundo. La navegación discurrirá por aguas del Mediterráneo, el mar Rojo, el golfo Pérsico, el océano Índico, el mar de la China y el océano Pacífico, hasta finalizar en San Diego (California) en el mes de octubre. Además de la Méndez Núñez y el Abraham Lincoln, participarán las unidades estadounidenses Leyte Gulf (CG-55), Gonzalez (DDG-66), Mason (DDG-87), Nitze (DDG-94) y Bainbridge (DDG-96). Asimismo, embarcarán un helicóptero SH-60 Seahawk a bordo de la F-104 y un avión F-35C en el portaviones, ambos de la Novena Escuadrilla de Aeronaves. Durante este tiempo, el grupo navegará bajo el mando de los comandantes de la 5.ª, 6.ª, 7.ª y 3.ª flotas de la Marina norteamericana.

Desde San Diego, el buque regresará a su base en Ferrol, donde está previsto que entre durante el mes de noviembre, tras haber completado la citada vuelta al mundo. Será el final de un largo periplo que ha llevado al buque, en las últimas semanas, a adaptar sus equipos de comunicaciones, así como sus sistemas de mando y control, como parte del período de alistamiento. Asimismo, en el 2018 también pasó por una intensa calificación operativa de seis semanas. Ahora, la proa se dirige directa a Estados Unidos.

La Cristóbal Colón estará en febrero con la Marina francesa

Mientras la Méndez Núñez se ha apurado más que cualquier otro buque de Ferrol en realizar un despliegue de calado este año, la Cristóbal Colón esperará hasta febrero. La F-105, la fragata más moderna de la Armada hasta que lleguen las F-110, participará el próximo mes en el ejercicio Fanal-19 de la Marina francés. En este caso, al igual que ocurre con la F-104, liderado por un portaviones, el Charles de Gaulle.

El Fanal-19, tal y como trasladan fuentes de la Armada, es el ejercicio de adiestramiento e integración previo al despliegue del grupo de combate del citado portaviones francés, denominado GAN 2019, que tendrá lugar en el Mediterráneo y océano Indico.

No obstante, las mismas fuentes apuntan que aunque la Cristóbal Colón participará en las maniobras de integración, no estará posteriormente en el despliegue propiamente dicho.

El ejercicio en el que intervendrá tendrá lugar en aguas del Mediterráneo y consistirá en un adiestramiento avanzado en las áreas de guerra antiaérea, antisubmarina y de superficie. Las maniobras, que se desarrollarán en un escenario demandante, proporcionarán una gran oportunidad de adiestramiento debido a la elevada disponibilidad de medios colaboradores.

La F-105 permaneció en el 2018 un total de 211 días fuera de su base y su último hito fue formar parte de la flota SNMG-2 de la OTAN. Con ella pasó tres meses y medio fuera de Ferrol, que concluyeron el pasado 11 de diciembre. Desde entonces, la fragata ha estado en el Arsenal.

NOTICIAS RELACIONADAS

Etiquetas: Ferrol ciudad Fuerzas Armadas EE.UU.