Volver
La cocina fácil de Martín Berasategui

Chips de arroz con anguila ahumada

El chef Martín Berasategui nos enseña esta semana un original y exquisito entrante que será el protagonista de todas tus reuniones del verano.

Por Martín Berasategui
Foto: Garikoitz Diaz Mugica

Viernes, 11 de Agosto 2023, 11:23h

Tiempo de lectura: 1 min

Tiempo de preparación: 45 minutos para cuatro personas

Ingredientes

Chips de arroz:

  • 1 paquete de obleas de arroz (papel de arroz)
  • Aceite de oliva virgen extra

Crema de anguila ahumada:

  • 300 ml de nata líquida
  • 200 g de recortes de anguila ahumada
  • 150 g de jugo de marisco reducido o de sopa de pescado
  • Sal

Además:

  • Anguila ahumada loncheada
  • 6 piparras encurtidas picadas


PREPARACIÓN


De los chips de arroz: con la ayuda de una tijera corta las obleas de arroz formando pequeños cuadrados de aproximadamente 3 por 3 cm. Calienta el aceite a 180 ºC. Fríe las obleas hasta que suflen. Con ayuda de unas pinzas, retíralas inmediatamente y ve colocándolas sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite.


De la crema de anguila ahumada:monta la nata en un bol con unas varillas. Tritura la anguila a máxima potencia en un robot de cocina junto con el jugo de marisco o la sopa de pescado fría, durante unos 3 minutos. Pasa la mezcla por un colador fino. Une ambas preparaciones, con ayuda de una lengua de goma, para que quede una crema esponjosa. Rectifica la sazón.


ACABADO


Coloca en un plato las obleas fritas o chips de arroz y, sobre cada una, coloca una buena cucharada de crema de anguila ahumada. Para terminar, cubre cada una con una loncha de anguila ahumada y espolvorea las piparras picadas, rociando con un hilo fino de aceite de oliva virgen extra. Y listo.


Este aperitivo se puede hacer con cualquier pescado ahumado que nos guste: sardinas, trucha o salmón.


MÁS DE XLSEMANAL
Recetas de Martín Berasategui

'Panna cotta' de vainilla y anís estrellado

Dorothy M. Johnson

La mujer que creó el Salvaje Oeste

Escuela Superior de Música Reina Sofía

¡Silencio! Aquí se fabrican genios