Volver
Patente de corso

La sombra de las hienas

Arturo Pérez-Reverte

Es curioso cómo, en un mismo lugar y al mismo tiempo, puede observarse lo peor y lo mejor de la condición humana. Eso, a poco que nos fijemos, sucede en todas partes. Y si uno practica de vez en cuando el interesante ejercicio de dejar quieto el dedito y olvidar un rato la pantalla del teléfono móvil, alzando la vista para dirigir en torno una ojeada tranquila, la vida y la gente que la transita se muestran de nuevo reales, en carne y hueso. Dándole tal vez, a quien observa, lecciones que en este mundo absurdo en el que nos han metido como ratones en la ratonera –o nos metemos voluntarios, pues nadie te obliga a morder el queso– cada vez parecen quedar más lejos.

Contenido exclusivo para suscriptores
La Voz
Suscríbete
para seguir leyendo
Lee sin límites toda la información, recibe newsletters exclusivas, accede a descuentos en las mejores marcas y muchas más ventajas
Etiquetas:
MÁS DE XLSEMANAL
Seguridad en la red

Las siete llaves que protegen Internet y sus 14 guardianes

Por Carlos Manuel Sánchez | Fotografía: Olaf KolKman
El secreto de la gran dama del crimen

Los 11 días más misteriosos de Agatha Christie: amnésica y con el corazón roto

Por Fátima Uribarri
Cinelandias

L.A. Confidential, 25 años de una historia abrasiva, turbia e hipnótica

Por Juan Manuel de Prada