Volver
';
Tendencias

La pelea de almohadas ya es deporte profesional

alternative text

Miami celebra el primer campeonato mundial de esta peculiar forma de lucha que ha saltado al cuadrilátero. Sus participantes siguen reglas muy estrictas y gana el que más golpes acierte durante el transcurso de la pelea. Una nueva moda, la de profesionalizar un juego de niños, que ya ha triunfado en otras categorías, desde el Mundial de Globos organizado por Ibai Llanos y Gerard Piqué hasta las peleas con bolas de nieve en Japón.

Por Raquel Peláez

Lunes, 21 de Febrero 2022, 01:00h

Tiempo de lectura: 4 min

Guerreros armados hasta las cejas... de espuma y algodón. Así se presentan los participantes del primer Campeonato Mundial de Lucha de Almohadas. Dieciséis hombres y ocho mujeres, casi todos provenientes del boxeo y las artes marciales, han competido para conseguir el título, dotado con un premio de cinco mil dólares (unos 4400 euros). Cada pelea se distribuye en tres asaltos de dos minutos, en los que los jugadores deben demostrar su destreza a almohadonazo limpio. Eso sí, a diferencia de las fiestas de pijama, en las que tiene su origen, aquí sí hay reglas: el contacto con las manos está prohibido y, si alguno de los cojines sale volando, se detiene la pelea para que los participantes estén en igualdad de condiciones.

alternative text
Las reglas. Como es muy poco probable que se llegue al KO, el ganador se decide por el número de golpes acertados y el daño provocado durante el transcurso de la pelea.

«Existe una agresividad extrema en las peleas de almohadas, pero nadie sale herido», explica el fundador del campeonato, Steve Williams. «A los boxeadores no les gusta hacerse daño y hay mucha gente que no quiere ver la sangre», añadía. Gana el que mayor daño visible inflija durante el combate o más veces golpee en la cabeza. Y, por supuesto, el evento se ha hecho viral. «Lo estamos llevando a todo el mundo. Tenemos las redes sociales de nuestro lado. Hemos tenido alrededor de mil millones y medio de visitas de]nuestro contenido en las últimas semanas. Tenemos ofertas por todas partes, incluyendo Hollywood Studios», contaba en una entrevista en la CBC. «Estamos aquí para quedarnos... y verás muchas peleas de almohadas en el futuro».

alternative text
Los guerreros del almohadón. Los ganadores del campeonato fueron la brasileña Isleta Nunez y el americano Hauley Tillman. Ambos recibieron el cinturón característico otorgado en los deportes de contacto y sus cinco mil dólares.

Otros deportes locos

Qué dirá José María García

Mundial de Globos

alternative text

La idea de convertir un 'juego de niños' en deporte de masas también ha pasado por España. ¿Sus artífices? Ibai Llanos y Gerard Piqué, responsables del éxito del Mundial de Globos. La propuesta surgió después de que el stremear subiera un tuit con un vídeo casero en el que unos hermanos jugaban con un globo y se iban turnando dándole golpecitos para que no tocara el suelo. «Quiero comprar los derechos de esto y montar un mundial», escribía. Un mes más tarde Piqué e Ibai anunciaban en un directo de Twitch el nacimiento del Mundial de Globos. El evento, que reunió a medio millón personas en esa misma plataforma, superó en audiencia al 75 por ciento de los partidos de La Liga. Las reglas son sencillas: durante partidos de dos minutos cada competidor lanza el globo con la mano y su contrincante debe conseguir que no toque el suelo. El escenario donde se celebraba semejante reto era un salón comedor repleto de sillas, sillones y muebles. Allí compitieron un total de 32 concursantes procedentes de distintos países. El éxito fue tal que el presidente de Perú, Pedro Castillo, felicitó al joven peruano Francesco De la Cruz que se había proclamado campeón.

Para curtirse

Tirón de orejas

alternative text

Dos gomas de unos 60 centímetros unen las orejas de los contrincantes. Derecha con derecha e izquierda con izquierda. Sentados uno frente al otro, esperan la señal del juez para empezar a tirar mientras el público ya tiene las manos casi tapándose los ojos y todavía no ha empezado la competición. Esto no es ninguna broma. El pulso de orejas, que se practica en los Juegos Indo-Esquimales que se celebran desde 1961 en Alaska, tiene como objetivo probar la capacidad de sus jugadores para soportar el dolor. Son muchas las ocasiones en las que se ha visto sangre y alguno que otro ha tenido que recibir puntos de sutura. «Es un ejemplo de los juegos inuit que preparan a los niños para los rigores del entorno ártico al hacer hincapié en la coordinación ojo-mano, la resolución de problemas y la fuerza y ​​resistencia física y mental», explican en la página oficial del juego.

Diez metros sobre el suelo

Manteo profesional

alternative text

El lanzamiento de manta o Nalukataq fue diseñado para divertirse después de una gran temporada de caza de ballenas pero ahora, aquella celebración se ha adaptado a la comunidad turística para que disfrute durante su visita a una comunidad esquimal del norte. Al igual que el tirón de orejas, forma parte de los Juegos Olímpicos Indo-Esquimales de Alaska. La manta está hecha con un viejo bote de piel de ballenero y tiene agujeros en los bordes para enlazar una cuerda y que sus participantes pueden agarrarla. Entre cuarenta y cincuenta personas lanzan al aire al jugador, que puede llegar a alcanzar una altura de hasta diez metros en el aire. Su objetivo es aterrizar sobre sus pies sin caerse. A veces, el juego se ameniza con saltadores que bailan o realizan piruetas y saltos mortales. Los jueves evalúan el equilibrio, la altura y el estilo, así como la gracia que se gasta en el aire el jugador.

Para nostálgicos de 'Humor amarillo'

Pelea Internacional de Bolas de Nieve

alternative text

Dos equipos, siete jugadores, noventa bolas de nieve... La tensión se masca en el aire. Y mientras sea solo tensión lo que se masca, la cosa va bien. El problema empieza cuando recibes un bolazo entre incisivo y premolar a tal velocidad que la fuerza te hace perder un diente. Por eso en el Yukigassen, la versión japonesa profesional de las peleas con bolas de nieve, siempre se recomienda llevar un casco especial de protección facial... y que haya un médico en el campo de juego. El primer torneo profesional de este deporte tuvo lugar en 1989, una época que nos devuelve a aquellas pruebas de destreza entre golpe y golpe del mítico programa Humor amarillo. De momento no existe federación española para competir, pero solo es cuestión de que Ibai y Piqué tengan otra 'epifanía'.

Etiquetas: deportes