Secciones

Tu edición

Esta ciudad del noroeste peninsular

Compostela contiene afinidades gratificantes y disparidades que abocan al nerviosismo

La Voz de Galicia

Como todas, como ninguna. Las ciudades se comportan de manera similar, independientemente de las situaciones socioeconmicas y culturales. La conciencia del capital lo ha logrado, compitiendo contra s misma y vitoreando un supuesto triunfo que circula muy por encima de nuestras cabezas. La rebelin a escala global entr siempre en el plan burstil; vista por sus ojos como una quimera, fue frustrada tras cada uno de los enfrentamientos que se han sucedido a lo largo de la historia.

Conviene analizar los epicentros civiles desde dentro, pero tambin a vista de pjaro, donde el ruido no nos ahuyenta. Por esta razn dos imgenes casi desconocidas, pero que nos pertenecen a todos, tratan de seguir enriqueciendo nuestra razn, llevndola a un nuevo punto de vista. En una, el centro histrico sobrevuela el Ensanche en direccin al monte de Santas Marias. En la otra, la ciudad remonta hacia el norte, camino de Meixonfro y la cantera de Os Vilares.

Teads fallback - Discover inRead by Teads!

A pie de calle, en la cota cero, traducimos nuestra sociabilidad como una muestra clara de lo necesarios que somos los unos para los otros, aqu, en lo urbano. Sin embargo, creamos enemigos entre los que nos rodean, sin tan siquiera mirarlos a la cara, sintindonos jueces ante el forastero y generando un rechazo encadenado.

Esta idea no est enquistada en Santiago, o por lo menos no entre la mayora, viendo el transcurrir del tiempo por las ras. An as, como viajeros potenciales que somos, en nuestro interior se oculta un miedo irracional junto al afn de descubrimiento.

Entendemos el instinto de supervivencia como parte de nuestra gentica sensorial. Compostela contiene afinidades gratificantes y disparidades que abocan al nerviosismo; sucede lo mismo en Gijn, Crdoba, Oporto, Marrakech o Quertaro, porque asimilamos los espacios de forma parecida, pero sentimos las culturas de un modo plural y abierto. Estudiando los rincones saboreamos la esencia oculta; una labor aperturista a veces mitigada por ideas preconcebidas, de ah que sea tan importante dejar los prejuicios en casa a la hora de desplazarse ms all de la zona de confort.

Los puntos cardinales en Compostela se miran mutuamente, rodean la almendra monumental y pasan inadvertidos para muchos visitantes. Pero la belleza histrica est fragmentada por doquier. En los barrios, las iglesias y jardines, las casas y caminos tienen igual importancia que la misma catedral, la Alameda o la Ra do Vilar, porque cada uno tiene derecho a sentirse parte de un lugar por encima del resto.

La necesidad de migrar existe en cada ser vivo como una prerrogativa inquebrantable. Nada impedir que nos movamos siguiendo la huella propia del instinto tras un maana vivo, sin temor ni hambre, que no sabr de puertas cerradas ni malgastar nuestras fuerzas. Ver ms all de lo impuesto genera libertad, a medida que cada paso nos aleja de nuestro hogar.

Tags: Ensanche Oporto
Ver Comentarios