Secciones

Tu edición

Se llama Lola

La Voz de Galicia

Alta, guapa, atractiva. Lola es una de esas mujeres de medidas de 90-60-90, o casi. Tiene cincuenta y tantos -hay quien prefiere mantener el secreto de la edad, aunque no hay que poner en duda que ese sea su caso-, y recuerda como si fuera ayer cuando estudiaba Econmicas en los barracones de A Corua y despus en Santiago, donde alguna noche recorri el Franco.

Se cas y tuvo una nia, que copi su ejemplo. Sobre todo desde aquel da en que su marido -un hombre extremadamente activo, quiz de ms- sufri las consecuencias de una maldita placa de colesterol que le colaps aquella arteria. Muri y resucit -lo resucitaron-, despus de un tiempo lo suficientemente largo para rasgarles a todos la vida.

Teads fallback - Discover inRead by Teads!

Con el desgarrador suceso en las espaldas, Lola se enfund con todas las armas que le otorga una inteligencia que intimida. Ella lleva con una sonrisa lo que pocas personas estaran dispuestas a hacer. Piensa, cuida, atiende y mantiene un gesto amable pese a la realidad. Es seca al explicar ciertas decisiones que no siempre gustan. [Ingenuos aquellos que pensaban que ella iba a dejar de hacer lo que tiene que hacer o que les iba a pedir permiso para hacerlo|] Lola ni pide permisos ni favores para vivir. Con l.

No siempre es fcil porque ella es tambin una de esas mujeres de cincuenta y tantos que forman parte de esa generacin que cuida a unos padres con la esperanza de vida ms larga de la historia de Espaa. Se ocup de su madre hasta el final, con un respeto infinito.

Lola es as, y con una conciencia clara de que la voluntad tambin se educa. No pide nada a nadie, y ya no padece por los que debieran hacer y no hacen. Alguna sorpresa se llev hace aos. Pero ya no.

Seguro que hay mucha Lolas en esta Galicia del matriarcado. Yo tengo a la ma, y no la cambio.

Tags:
Ver Comentarios