Secciones

Tu edición

Los profesores gallegos ya tienen su propia aula divertida

El centro de formación docente de Santiago estrena un espacio donde los maestros aprenderán practicando

El material es modular y con ruedas. Hay provisiones suficientes y no falta detalle, como cajas para guardar lo producido
La Voz de Galicia

«É incrible en España: un profesor ten un proxecto e a Administración o apoia, dálle o material que necesita, o espazo e a formación». Esta es una definición aceptable del Aula Nova, el nuevo espacio maker y tecnológico que los profesores gallegos tienen a su disposición y que por sus dimensiones y oferta es único en el país. El aula está en Santiago, en la sede del CAFI (el centro de formación de los docentes), y Ángel Rodríguez, su director, explicó este lunes en qué consistía.

Se trata de una sala dotada con todo el material que un profesor puede necesitar si quiere hacer innovación. Se divide en dos partes: una destinada a aprender y desarrollar metodologías, y otra convertida en taller; en medio, un lugar para la charla. Todo salpicado de ordenadores y espacios tranquilos donde uno puede trabajar en solitario mientras otros comparten experiencias.

Los profesores podrán practicar la realidad virtual (chroma) y la oratoria con un atril. Se abre así a materias de letras

La parte más llamativa es la zona maker, con torno de madera, cortadora láser, impresora 3D, escáner 3D, maquetas de diversos procesos industriales robotizados... Hay contenedores con material suficiente, y está todo tan pensado que cada participante tendrá un recipiente para guardar, cuando acabe la sesión, el trabajo que esté haciendo.

Enchufes, portátiles y robots. Con placas Arduino o más sofisticadas, decenas de robots y ordenadores se repiten por toda el aula

¿Y cómo funcionará? «Temos unha páxina web [aulanova.gal] e o profesor que así o desexe pode darse de alta -resume Rodríguez-. Ten que presentar un pequeno proxecto, explicar que quere facer ao vir aquí». A partir de ahí se hará un calendario con horas libres y ocupadas (viernes por la tarde y sábados incluidos si hay demanda) y en paralelo se organizarán microtalleres y encuentros.

Escáner e impresora 3D, para practicar con expertos y compartir ideas con la tecnología más avanzada, antes de llevarla al aula

No hay una previsión de cuántos profesores van a usar la sala, pero está claro que este es el primer paso. Manuel Vila, subdirector xeral de Formación do Profesorado, recalca que el objetivo es multiplicar esta oferta: «Os outros seis CFR galegos terán un espazo maker máis ou menos coma este, igual que os dez institutos que ofrecerán o bacharelato de excelencia STEM o vindeiro curso».

Detrás está la filosofía de la Xunta. El conselleiro, Román Rodríguez, hizo hincapié en la coherencia entre lo que ofrece esta sala (y las demás iniciativas de Educación) y las líneas por las que apuesta el Gobierno gallego: idiomas, tecnología y convivencia. Y todo, recalcó, pasa por cuidar, formar y apoyar a los profesores.

680 colegios tienen plan de formación

El nuevo espacio fue presentado este lunes a los directores de los centros locales de formación (CFR), que también obtuvieron un resumen de lo que se ha hecho en Galicia el año pasado y la apuesta para el próximo curso.

Román Rodríguez ofreció numerosos datos, aunque hay uno que destaca del resto: de los 1.100 centros públicos que hay en Galicia, 680 ya tienen plan de formación propio (el curso anterior eran 380). El plan de formación en el centro es, para los expertos, el mejor sistema de aprendizaje continuado, ya que se adapta a las necesidades y filosofía del colegio o instituto y vincula a todo el claustro. El 70 % de la formación se ha hecho así.

Pero hay mucho más. En el curso 2017-18, dos de cada tres profesores (20.000) participaron en una o más actividades; 11.500 se formaron en convivencia y 16.000 (frente a los 5.000 del año anterior) hicieron cursos virtuales.

Para el próximo año, se mantienen las mismas líneas: igualdad, idiomas, liderazgo, STEM, convivencia e internacionalización (como idea transversal).

Etiquetas: Román Rodríguez Xunta de Galicia