Volver
Animales de compañía

Mutaciones

Juan Manuel de Prada

Veíamos en un artículo anterior que la ‘selección natural’ no actuaba como una fuerza capaz de transformar una especie en otra. Para lograr tal cosa, se requieren mutaciones; esto es, alteraciones al azar en la composición química de los genes, concretamente en el ácido desoxirribonucleico (ADN), donde está codificada la información hereditaria. Con razón se ha dicho que en las moléculas de ADN se halla inscrito el ‘lenguaje de la vida’, no sólo en un sentido analógico, sino incluso literal. Pero un cambio al azar en el lenguaje de un texto tiende inevitablemente a deteriorarlo. A veces se dice irónicamente que las erratas pueden mejorar un escrito; pero es cuando se desea denigrar el estilo de su autor. Una errata, un cambio al azar en el lenguaje, lo deteriora; y lo mismo sucede cuando en un organismo se produce una mutación al azar.

Contenido exclusivo para suscriptores
La Voz
Suscríbete
para seguir leyendo
Lee sin límites toda la información, recibe newsletters exclusivas, accede a descuentos en las mejores marcas y muchas más ventajas
Etiquetas:
MÁS DE XLSEMANAL
El día que Alfredo Fraile lo contó todo

«Para soportar los caprichos y rabietas de Julio, hay que estar hecho de una pasta especial»

Por Fernando Goitia
El negocio digital del siglo

Todo lo que la nube esconde

Por Carlos Manuel Sánchez
Intoxicación por radio

Escucha el podcast: «Las chicas radiactivas»

Por Fátima Uribarri | Narración: Raquel Peláez