Volver
Mi hermosa lavandería

El cine y otras causas perdidas

Isabel Coixet

Viernes, 26 de Enero 2024, 10:05h

Tiempo de lectura: 3 min

Hay un documental sobre el rodaje de una película de Terry Gilliam, Lost in la Mancha, que recomiendo siempre a los jóvenes cineastas. En él vemos como todas las cosas que pueden ir mal en un rodaje van efectivamente mal. Para mí, es una auténtica lección de cine y resiliencia: cuando todo se pone en tu contra en un rodaje, lo mejor que puedes hacer es irte a casa y dejarlo estar porque, aunque en ese momento lo parezca, el fin de un rodaje no es el fin del mundo. Y, cuando veas que en un lugar donde apenas llueve de repente cae una tormenta que se lleva por delante la mitad de tu equipo, igual es que el universo te está intentando decir algo. Terry Gilliam reemprendió veinte años después el rodaje de su peculiar y algo naíf versión de Don Quijote. Y es la confirmación de que hay cosas que es mejor soñarlas y dejarlo así. 

Contenido exclusivo para suscriptores
La Voz
Suscríbete
para seguir leyendo
Lee sin límites toda la información, recibe newsletters exclusivas, accede a descuentos en las mejores marcas y muchas más ventajas