Volver
Pequeñas infamias

Peores enemigas de sí mismas

CARMEN POSADAS

Viernes, 20 de Octubre 2023, 10:20h

Tiempo de lectura: 3 min

He seguido con curiosidad sociológica (por no decir 'entomológica') las reacciones que ha despertado una entrevista reciente a José Coronado. Desde Pam, secretaria de Estado de Igualdad, a Willy Toledo y otros muchos popes de lo políticamente correcto lo han achicharrado en las redes por unas declaraciones suyas. Según parece, le preguntaron cómo estaba viviendo la revolución del #MeToo, y Coronado respondió lo siguiente: «Me parece terrible todo. Me niego a ser un borrego y asentir sin más a lo que dice el gran preboste o el gran ministro o la gran ministra de turno. Yo sigo basándome en mis principios, en mi educación, en cómo he crecido, y soy consciente de que no he hecho daño a nadie. Me niego, por ejemplo, a no ayudar a una chica a subir un bolso a un avión […]. Además, ¿por qué no voy a decirle a una mujer lo guapa que está? Todo depende del contexto […] y, si lo haces con respeto y educación, eso da alegría a la vida. Si no, nos vamos a convertir en unos putos robots». En mala hora se le ocurrió decir semejante cosa, por poco lo linchan en Internet.

Contenido exclusivo para suscriptores
La Voz
Suscríbete
para seguir leyendo
Lee sin límites toda la información, recibe newsletters exclusivas, accede a descuentos en las mejores marcas y muchas más ventajas
MÁS DE XLSEMANAL
Recetas de Martín Berasategui

'Panna cotta' de vainilla y anís estrellado

Dorothy M. Johnson

La mujer que creó el Salvaje Oeste

Escuela Superior de Música Reina Sofía

¡Silencio! Aquí se fabrican genios