Secciones

Tu edición

Que pase el siguiente

La Voz de Galicia

Lo único que puedo decir como presidente del Gobierno es que la ministra está haciendo un trabajo extraordinario y lo va a seguir haciendo. He sido bastante claro». La convicción y determinación mostradas por Pedro Sánchez se diluyeron apenas tres horas después con la dimisión de la ministra de Sanidad, Carmen Montón. Hasta el último segundo peleó el presidente por mantenerla en el puesto, incluso lo hizo cuando ya había trascendido que las notas de Montón habían sido alteradas. El remate vino con una última información según la cual el trabajo fin de Máster de la ministra era un corta y pega de Internet. Ahí, entonces sí, cuando el escarnio era inevitable, arrojó la toalla y dimitió. Otra víctima de un máster de la Rey Juan Carlos que nos lleva a preguntarnos cuándo aparecerá el siguiente. 

Esta nueva dimisión, la segunda de un ministro socialista en los 100 días de gobierno, nos invita a varias reflexiones:

1). Igual que ha sucedido con importantes cuestiones de gobierno e incluso de Estado durante estos tres meses de Pedro Sánchez al mando del Ejecutivo, el caso Montón ha dado un giro. Sánchez decidió apoyarla con fuerza, con el desgaste que conlleva echar un cable a un ministro cuando el agua apenas deja ya ver un pelo de la cabeza. Y solo tres horas después, los acontecimientos dan un giro total y la ministra se va. Igual que el contrato con Arabia estaba anulado y dejó de estarlo, lo mismo que hubo un viraje con los inmigrantes, con TVE...

Teads fallback - Discover inRead by Teads!

2). Pablo Casado no quiso hacer sangre con Montón por razones obvias. Explicó que no pensaba en hacer pasar a alguien por lo que «de forma injusta» se le está haciendo pasar a él. Pero lo cierto es que la dimisión de Montón pone de nuevo el foco sobre el máster de Casado.

3). ¿Qué se puede decir de la Universidad Rey Juan Carlos? Prestigio y Universidad son dos palabras que deben ir unidas siempre. Una universidad sin prestigio no es más cosa que la peor de las academias. Está claro que los escándalos de los últimos tiempos han puesto de manifiesto que en esta universidad se ha practicado un tráfico de favores que se ha traducido en el regalo de másteres como si fueran caramelos. A día de hoy, ¿qué valor añadido le da a una persona estar en posesión de un posgrado de la Rey Juan Carlos?

4). ¿Dónde ponemos el listón moral de los servidores públicos? Montón dice que no cometió ninguna irregularidad. Igual que lo dijo Cifuentes, igual que lo dice Casado. Obviamente, la corrupción tiene sus categorías. Y hay quien dice que agenciarse un máster sin mérito es un asunto menor. Nada más lejos de la realidad. Un servidor público debe poseer una integridad moral a prueba de estafas. Y tener en el currículo un máster de la señorita Pepis es una estafa.

5). España atraviesa un momento muy delicado con la amenaza del separatismo. Casos como el de Montón no hacen más que profundizar en la debilidad de nuestro Estado. Y nos recuerdan que este país está siendo gobernado por un partido con 84 diputados, apoyado en el independentismo y en una izquierda antisistema. Solo con unas elecciones se podría revertir esta situación, pero Sánchez no está por la labor.

Tags:
Ver Comentarios