Volver
';
«En Estados Unidos vivimos la situación previa a una guerra abierta»

Experto en la comunidad latina

«En Estados Unidos vivimos la situación previa a una guerra abierta»

John Nieto-Phillips

Hispanista estadounidense

Hay 64 millones de norteamericanos de origen latino. Y serán determinantes en las próximas elecciones presidenciales. Hablamos con uno de los mayores expertos en la historia de esa comunidad y gran investigador en una turbulenta etapa de las relaciones diplomáticas entre España y Estados Unidos.

Viernes, 21 de Junio 2024

Tiempo de lectura: 6 min

Creció escuchando relatos sobre los orígenes españoles de su bisabuelo. Criado en Los Ángeles, en el seno de una familia humilde proveniente de Nuevo México, John Nieto-Phillips es la representación del sueño americano: acabó siendo hispanista y profesor de Historia en la Universidad de Indiana Bloomington. Recientemente ha participado en las jornadas America&Spain250, organizadas por la Fundación Ramón Areces y el Queen Sofía Spanish Institute de Nueva York. Hablamos con este especialista en la comunidad latina sobre las elecciones norteamericanas y sobre un momento peculiar de la historia, al que él ha dedicado una profunda investigación: el espionaje norteamericano a la diplomacia española durante el franquismo.

alternative text
¿El regreso de Trump? Partidarios de Donald Trump protestan en Las Vegas, en noviembre de 2020, tras el triunfo de Biden, que muchos siguen sin reconocer.Foto: Getty Images

XLSemanal. ¿Qué lo llevó a estudiar el espionaje al cuerpo diplomático español en Estados Unidos?

John Nieto-Phillips. Hace diez años me topé por casualidad con unos informes secretos, ya desclasificados, del FBI y de otras agencias de inteligencia norteamericanas.

XL. ¿Qué decían?

J.N.P. Revelaban la vigilancia de Estados Unidos a una red de agentes españoles que pertenecían a La Falange Española y operaban en el exterior. Estados Unidos temía que se formara una quinta columna aliada con los nazis, y que se extendiera por América Latina y Estados Unidos.

XL. ¿Existía ese peligro?

J.N.P. Había inquietud en el Gobierno americano, desde luego. Tenían fichado al embajador de España, Juan Francisco de Cárdenas. En 1937 se fundó La Falange en Nueva York y luego en California, Los Ángeles, San Francisco…

XL. ¿La Falange era muy activa en el exterior?

J.N.P. Algunos de sus miembros lo eran. Al principio se centraban en vigilar a los exiliados republicanos en Nueva York. Pero luego se dedican también a fomentar el apoyo político a Franco.

«Me preocupa el futuro. Hay condiciones de preguerra. En Estados Unidos hay tantas armas como habitantes. ¿Para qué? Está claro que no son todas para ir de caza o practicar deporte»

XL. Actuaban como un lobby.

J.N.P. Sí, pero secreto. No se identificaban como miembros de La Falange. No se trataba de un movimiento de miles de personas, sino de una red secreta que traficaba con información. Pero estaban muy vigilados en Estados Unidos y en todos los países latinoamericanos donde existía una red de falangistas.

XL. ¿A quién más tenían fichado?

J.N.P. Hay una carta de J. Edgar Hoover, el director del FBI, dirigida a Roosevelt en el año 42. «Señor presidente, tenemos la Embajada española bajo control», dice. «Está totalmente fichada, las comunicaciones telefónicas, las de correo… Tanto en la residencia del embajador como en la Embajada. Tenemos tres informantes confidenciales dentro de la Embajada y estamos vigilando los movimientos del cuerpo diplomático». También en los consulados de San Francisco, Chicago, Nueva Orleans…

alternative text
Sospechoso. El embajador español en Washington Juan Francisco de Cárdenas era vigilado por Estados Unidos: a partir de 1937, La Falange estaba en Nueva York, Los Ángeles y San Francisco.Archivo ABC

XL. ¿Lo sabían los españoles?

J.N.P. En 1944, Cárdenas pide una cita con un subsecretario de Estado y le dice que sabe que lo están siguiendo desde hace dos años. Los informes revelan hasta sus visitas al médico, sus relaciones más íntimas –y no precisamente con su mujer–, especulaciones sobre su sexualidad…

XL. ¿Cómo de involucrado estuvo el embajador en la red?

J.N.P. Franco le pide que sea el representante del Gobierno nacional en Nueva York. Y acepta. Se instala en el Ritz y forma una red de colaboradores; entre ellos, un par de magnates navieros españoles que se enriquecieron en Nueva York y montaron la Casa de España. Esta fue la base de La Falange en Nueva York. Pero Cárdenas no fue un ferviente falangista. Era un diplomático profesional. Su lealtad fue siempre al Estado español.

XL. ¿Existía ese proyecto de crear una quinta columna?

J.N.P. Sí, con America First, que fue un movimiento fascista en Estados Unidos. Hubo también vínculos de españoles con los nazis. Cárdenas tenía comunicaciones codificadas con los alemanes a través de la Embajada española en Argentina. Pero esta información deja ver, al mismo tiempo, que a Cárdenas no le gustan los nazis. Cumple con lo que considera su deber.

XL. ¿Queda alguna huella de todo esto hoy día?

J.N.P. La Falange en Estados Unidos no existe, desde luego. Sin embargo, ha surgido un movimiento protofascista, como los llamados Proud Boys, y entre ellos hay muchos latinos.

XL. ¿Latinos protofascistas?

J.N.P. Sí, sorprende que participen latinos en movimientos que promueven un rotundo rechazo al migrante. Pero esto, en realidad, empezó en los años cuarenta o cincuenta, cuando los inmigrantes y sus hijos, nacidos ya en Estados Unidos, desarrollan una política para conservar su posición social frente a nueva oleada de migrantes, los 'espaldas mojadas', los inmigrantes más recientes.

XL. ¿Qué papel desempeñarán los latinos en estas elecciones?

J.N.P. Pueden ser decisivos. El 40 por ciento de los nuevos votantes son latinos. La cuestión clave es si se verán motivados para votar. Tienen un gran potencial de impacto, pero para ello tienen que registrarse.

«La inteligencia americana vigilaba a unos agentes españoles en el exterior que eran de la Falange. Estados Unidos temía que se formara una quinta columna aliada con los nazis»

XL. ¿Lo harán?

J.N.P. La población latina es una caja de Pandora llena de contradicciones. Desde las últimas elecciones, los latinos sin título universitario tienden a votar por el Partido Republicano. Los demócratas ya no pueden asumir que el voto latino es suyo.

XL. ¿Por qué?

J.N.P. Muchos cristianos están siendo reclutados por organizaciones religiosas, que mayoritariamente son republicanas. Pero tanto los republicanos como los demócratas compiten por el discurso antiinmigrante.

XL. ¿Antiinmigrante?

J.N.P. Como te decía, los nacidos en Estados Unidos tienden a ser conservadores; tienen miedo de permanecer en los estratos más bajos. Se sienten amenazados por los nuevos inmigrantes. Y este segmento conservador ha crecido mucho entre los nuevos votantes.

XL. ¿Y dónde se concentra el voto latino por el Partido Demócrata?

J.N.P. Entre aquellos que tienen estudios universitarios.

XL. ¿Qué otros argumentos, además de la emigración, utilizan los políticos para controlar el voto latino?

J.N.P. Se concentrará en convencerlos para que no voten. Y, de hecho, han aprobado muchas leyes que hacen que sea más difícil para ellos hacerlo. Las estadísticas reflejan que el número de potenciales votantes que tienen la ciudadanía pero no acuden a registrarse es enorme. En Arizona, más de 500.000 latinos que podrían votar no se han registrado; en Florida son más de un millón y medio… Son estados claves que se decidirán por unas decenas de miles de votos. Este será un aspecto fundamental: ¿entenderán lo que se están jugando en esas elecciones?

XL. ¿Cómo ve el futuro?

J.N.P. Hay otro fenómeno interesante; cada vez más población latina se identifica a sí misma como blanca. Quieren ser tratados como blancos, aunque no sean percibidos como tales. Esto también podría llevarlos hacia posiciones conservadoras.

XL. ¿Quién cree que ganará las elecciones?

J.N.P. Me gustaría pensar que la gente se da cuenta de las implicaciones de votar a una persona que abiertamente ha declarado su intención de mandar como un dictador. Debería dar miedo. Pero estamos tan divididos ideológicamente que muchas veces el razonamiento no funciona. Creo que estamos viendo muchas de las condiciones que se dan antes de una guerra abierta.

XL. ¿Guerra?

J.N.P. Las divisiones son tantas y tan profundas que me preocupa el futuro. Hay 300 millones de americanos y hay un número igual de armas en el país. ¿Por qué? ¿Y para cuándo? ¿Para qué sirven? No son todas para cazar ni para practicar deportes.


MÁS DE XLSEMANAL